Edimburgo literario: comer, beber, leer

Comer y beber

Si algo abunda en Edimburgo son los bares y cafés con nombres literarios. He aquí algunos de los que vi mientras caminaba:

Lewis Carroll (Alicia en el País de las Maravillas Alicia a través del espejo) no era escocés, pero me encontré con su nombre tanto en restaurantes. como en cafés, postales y accesorios para el hogar. El restaurante Mad Hatter se encuentra en 4/8 Torphichen Place, Edinburgh EH3 8DU.

Muchos cafés afirman ser el lugar donde J.K. Rowling escribió sus famosas novelas, pero del que sí estamos seguros es del Black Medicine Coffee, que en ese entonces le pertenecía al cuñado de la autora. Hoy en día le pertenece a otra persona y dicen por ahí que a la nueva dueña no le gusta Harry Potter.

Dirección: 2 Nicholson St, Edinburgh EH8 9DH.

El Kenilworth lleva el nombre de una de las novelas de Sir Walter Scott, Kenilworth. Las referencias al escritor sobran en Edimburgo, pero de él les platicaré dentro de unos días.

Este pub se encuentra en 152-154 Rose Street, Edinburgh EH2 3JD, una calle muy particular gracias a sus macetas.

La calle en sí no fue de mis favoritas, pero es muy simpático ver a la gente parada frente a las plantas tratando de leer lo que dicen las macetas.

Beber y leer

Uno de mis lugares favoritos estaba justo frente a la universidad, por lo que me di un par de vueltas para comprar un café y admirar los libros que vendía.

Looking Glass Books es una librería-café localizada en 36 Simpson Loan, Edinburgh EH3 9GG.

El café es muy bueno y los postres son excelentes, pero lo mejor de todo es que uno llega y puede disfrutar de sus bebidas rodeado de libros.

Me hubiera encantado enseñarles cómo se ven las mesas y las sillas, pero a la hora de pedir permiso me dijeron específicamente que no tomara fotos de los clientes. Eso puede ser un problema cuando hay un cliente sentado en cada silla, pero espero que se puedan dar una buena idea de cómo se ve el lugar.

Leer y leer

El último lugar del que les voy a contar hoy fue el lugar donde casi pido permiso para quedarme a vivir.

 Captura de pantalla 2015-08-31 a las 15.41.38

Blackwell’s, en 53-62 South Bridge, Edinburgh, es el lugar donde la felicidad se encuentra tras unas puertas azules. Con sus libros de piso a techo, sus islas con descuentos y promociones, y su maravillosa colección de clásicos, pasé los primeros veinte segundos de mi visita admirando mi alrededor y agitando las manos como la loca que soy.

La gran ventaja de ir con otras estudiantes de filología es que uno puede estar horas dentro de la librería sin que los demás se aburran. Apenas entramos, nos separamos y no nos volvimos a juntar hasta que estábamos en la caja pagando. Después comparamos los libros que habíamos comprado y nos fuimos felizmente al apartamento.

Yo compré Jane Eyre, de Charlotte Brontë; Los libros de la selva, de Rudyard Kipling; Dracula, de Bram Stoker; y Vida de un idiota, de Ryūnosuke Akutagawa.