De la libreta

De mommy bloggers a marketers

Sobre la evolución de las mommy bloggers que ahora son mommy marketers.

Pinterest es una de esas redes que visitaba todo el tiempo hace algunos años. Actualmente solo me meto cuando necesito alguna receta o códigos de algún diseño de Animal Crossing, pero antes entraba diario para todo: entretenimiento, moda, recetas; incluso entraba para hacer pines de mis posts de blog. En algún momento decidí que Pinterest no era para mí. Al menos no para el tipo de contenido que subo a mi página. Así que volví casi todos mis tableros privados, desvinculé Pinterest de mis otras cuentas y borré los pines de mi blog.

En YouTube, influencers jóvenes hacen la pregunta “¿todavía hay quien escribe en blogs?”, pero cuando entro a Pinterest, veo que sigue siendo una plataforma para bloggers. Está lleno de pines y recomendaciones. Y entonces bajo la mirada para ver el URL en el pin y muy seguido incluye la palabra “mom” o alguna variante.

Mommy on Purpose, Twins Mommy, Mama Instincts, Moms Make Cents, Redefining Mom, las posibilidades son infinitas.

Los “mommyblogs” han sido parte del paisaje cultural cibernético desde principios del 2000, aunque el término no surgió sino hasta una década después. Actualmente, se calcula que hay más de 150 millones de blogs y basta darse una vuelta rápida por YouTube para descubrir que el fenómeno es también extremadamente popular ahí.

Whats Up Moms, I Mom So Hard, Sunkissed Mama, Life as a Mommy, etc.

¿Mommyblog?

El término mommyblog es solo para mujeres que producen contenido sobre la familia, las actividades del hogar y otras actividades relacionadas con “homemaking”, lo cual ya dice bastante de los blogs más populares: en general pertenecen a mujeres estadounidenses blancas de clase media. Pero no todos los blogs con publicaciones sobre la familia son mommyblogs. Los blogs de estilo de vida pueden incluir elementos de los mommyblogs, especialmente cuando la persona escribiendo es madre, pero si la maternidad no es el enfoque del blog en general, no se considera un mommyblog.

La política detrás de los mommyblogs también es interesante. Especialmente en espacios conservadores, la maternidad es algo reservado para la esfera privada, es la tarea y el objetivo principal de la mujer. Es ahí donde se encuentran tantos sub-grupos de mommyblogs: los mormones, los bautistas sureños, etc. Son blogs administrados por mujeres pertenecientes a grupos conservadores que, al lograr monetizarlos, tienen la oportunidad de armar su propio negocio sin salirse del rol que deben de cumplir. En muchos de estos casos, los mommyblogs son la respuesta ideal a las ganas y/o la necesidad de tener un trabajo sin salirse de los estrictos roles de género. Para algunas mujeres, el simple acto de traer la maternidad de la esfera privada a la pública es un acto de empoderamiento, en las palabras que la blogger Alice Bradley pronunció en un a conferencia para bloggers en el 2005, “Mommy blogging es un acto radical” (Lopez 2009: 730). En un mundo donde la maternidad es considerada la meta ideal y la obligación de las mujeres, escribir en un blog público sobre las dificultades de ser mamá, lo tedioso de las actividades diarias y compartir experiencias de salud mental, especialmente relacionada con el parto, es efectivamente un acto político. Además, no ha sido sino hasta los últimos años que como sociedad hemos comenzado a hablar más abiertamente de la importancia de la salud mental.

El término mommy blogger no solo tiene connotaciones positivas. Hay gente que lo utiliza para hacer un comentario indirecto sobre la calidad o la importancia del contenido del blog, para menospreciar o despreciar a la persona escribiendo. Esos comentarios siempre tienen su tinte de sexismo. Sin embargo, “mommy blogger” también es considerado problemático por muchas mujeres, ya que refuerza el rol hegemónico de las mujeres que las obliga a tratar de ejercer un papel idealizado (Chen 2013). Las empuja a constantemente tratar de parecer “mamis perfectas” en el mundo del internet. Hablar de la domesticidad de la casa, de cuidar a los hijos y hacer manualidades y eventos para toda la familia, y formar una comunidad alrededor de eso puede ser de mucho beneficio para el grupo de mujeres en cuestión (en su mayoría blancas, heterosexuales y de clase media), pero puede ser limitante.

En el 2016, Josi Denise, creadora del blog, American Mama, escribió un post anunciando que iba a cerrar su blog porque estaba harta del mundo de las mommybloggers y dijo que “como el 90%” de lo que escribía como mommyblogger era falso y presentaba una imagen de una vida falsa:

“Because, like 90% of the fake nonsense I used to share on the internet as a mommy blogger writing about my fake life and oh-so-happy marriage, they are pure b——t.”

Ese post ya no está en su página, pero aquí hay una noticia comentando otros de los puntos que Denise compartió. Como que sentía que necesitaba fingir que todo era perfecto y feliz, como que pasaba más tiempo hablando de su familia que disfrutándola. Al momento de escribir este post, su Instagram no tiene publicaciones, su Twitter tiene 13 tuits y el más reciente es una respuesta a alguien diciéndole que odia Facebook. Basta decir que está cansada de las redes.


Hace unos días, volví a entrar a Pinterest. Estaba buscando una receta que guardé hace años y que he perdido y vuelto a guardar tantas veces que ya debería sabérmela de memoria. Pero no me la sé, así que entré a Pinterest y ahí, en la página principal, entre todos los pines de Animal Crossing, estaban aquellos que siempre veo, pero que casi siempre ignoro:

  • Cómo llegué a ganar $2000 USD al mes en un año blogueando
  • 97 ideas para blogposts
  • Cómo hice $210000 USD blogueando en mi primer año
  • 7 tips para bloguear más seguido
  • Cómo crear un blog en menos de 10 minutos

Son posts que todas las personas que tenemos un blog ya conocemos. Yo empecé a bloguear esporádicamente hace unos diez años. En mis diez años de tener este hobby, he leído posts y comprado libros sobre cómo hacer un blog exitoso, he descargado “printables” para planear publicaciones, he pasado por al menos cuatro plataformas diferentes y he seguido y dejado de seguir consejos populares sobre qué bloguear. A estas alturas del partido, cuando veo posts así, los ignoro totalmente. Pero ese día, buscando esa receta, antes de cambiar de página, mis ojos miraron el URL de algunos de esos pines. Ya no los recuerdo, pero noté que mayoría de los pines que cargaron ese día incluían la palabra “mommy” o “mom” en la dirección.

Según páginas de analítica como Hootsuite, SproutSocial y Pinterest Business, el 60% de los usuarios de Pinterest son mujeres y, en Estados Unidos, el 80% de las mujeres millennials tienen cuenta. Además, el 80% de las mamás estadounidenses está en Pinterest.

US Pinterest Media Agency Advertising Guide

Le di clic a los pines recomendados. Como en cualquier mommy blog, todos tenían esos tonos claros y colores suaves de los mommy blogs, todos tenían una foto de la mujer en cuestión (casi siempre blanca) acompañada de una breve descripción, muchos incluían la palabra mom o alguna variante, si no en el URL, al menos en la barra lateral, pero la descripción decía en casi todos algo así como:

Comencé a bloguear en [inserte el año que quiera] y rápidamente se convirtió en un lugar para ser creativa y en una fuente de ingresos. ¡Ahora quiero enseñarles a otras mamás cómo hacer lo mismo!

Estos blogs se ven como mommy blogs, pero ya no tienen el contenido de maternidad, familia y homemaking. En su lugar, hay cientos de publicaciones y artículos sobre cómo hacer dinero blogueando, ideas para publicaciones, las mejores herramientas para bloguear, cómo hacer marketing por email y todos, todos, tienen “links afiliados”. Es decir, si una decide comprar las herramientas que el artículo está recomendando, lo puede hacer a través del link del artículo y la blogger gana un porcentaje. Pero esto no es un asunto oculto, todos tienen artículos sobre cómo ganar dinero con marketing de afiliación. Al final, en estos blogs, mamás hacen dinero enseñándole a otras personas (otras mamás) cómo hacer dinero blogueando sobre cómo hacer dinero.

Algunos blogs incluyen links al blog original, al mommyblog que lo inició todo. En otros, los “mommy posts” y los blogs sobre cómo bloguear están separados por categorías, pero los primeros que aparecen en la página principal son los de cómo bloguear. Otros blogs solo son eso: blogs sobre cómo bloguear, todos con la imagen de mommyblogs.

Esto no es algo nuevo. ¿El libro que compré por allá por el 2014 para aprender a bloguear de manera exitosa? Se lo compré a una mommy blogger (y tal vez si le hubiera hecho caso mi blog sería exitoso). Lo que me llamó la atención aquel día fue la cantidad de mommy bloggers (o ex-mommy bloggers) que ahora producen contenido así. Ya no es maternidad, ya son clases de marketing, ya son ventas y cursos para aprender a bloguear con regularidad.

Quiero aclarar que esta no es una crítica. Producir tanto contenido es muy cansado y yo de verdad espero que su trabajo esté siendo realmente remunerado, se lo merecen. Decidí escribir este post porque un día me di cuenta de lo drástico del cambio y porque me surgió la pregunta: ¿por qué el cambio?

¿Será que es una reacción a las inquietudes sobre la rigidez del papel de mommy blogger? O tal vez es solo una expansión natural de la blogosfera. El tiempo pasa, las familias crecen, las mamás pasan menos tiempo con sus hijxs, quienes desarrollan otros intereses y no siempre están en casa (cuando no hay pandemia). Otra cosa que creo que deberíamos tomar en cuenta, es que lxs millennials están teniendo menos hijxs que las generaciones anteriores, principalmente porque su situación económica es peor que la de las generaciones anteriores cuando eran jóvenes -sus ingresos son más bajos, tienen más deudas y menos capital- (Kurz, Li y Vine 2018). Tiene sentido que el contenido de los mommyblogs también se esté adaptando.

Nada de esto quiere decir que ya no hay mommy bloggers. La industria de las mommy bloggers es más grande que nunca. YouTube está lleno de mommy vloggers y de canales familiares, Instagram está lleno de influencers que regularmente suben fotos de su vida familiar (y el tema de la privacidad de las nuevas generaciones es todo un asunto). Pero por lo pronto, ha sido interesante ver el cambio gradual en el mundo de los blogs y las mommy bloggers ya deberían llamarse mommy marketers. O mejor aún, solo marketers.

Literatura

Chen, Gina M. (2013). Don’t Call Me That: A Techno-Feminist Critique of the Term Mommy Blogger. 16(4), 510-532. https://aquila.usm.edu/fac_pubs/7759

Kurz, Christopher, Geng Li, and Daniel J. Vine (2018). “Are Millennials Different?,” Finance and Economics Discussion Series 2018-080. Washington: Board of Governors of the Federal Reserve System, https://doi.org/10.17016/FEDS.2018.080.

Lopez, Lori K. (2009). The Radical Act of “Mommy Blogging”: Redefining Motherhood Throughout the Blogosphere. New Media & Society, 11(5), 729-747. https://doi.org/10.1177/1461444809105349

Rodriguez, Molly (2020). US Pinterest Media Agency Advertising Guide. Available at: https://view.highspot.com/viewer/5f0e1aa4c714337c761eab84

0 comments on “De mommy bloggers a marketers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: