Of Men and Nice Guys in “Juliet, Naked”

Juliet, Naked is a 2018 film directed by Jesse Peretz, written by Evgenia Peretz, Jim Taylor, Tamara Jenkins and Phil Alden Robinson, and it is based on the novel of the same name by Nick Hornby. It stars Rose Byrne, Ethan Hawke and Chris O’Dowd.

It tells the story of Annie (Byrne), a woman bored and unhappy with her life, who is -and has been for the past 15 years- in an unfulfilling, dull, long-term relationship with Duncan (O’Dowd). Duncan is obsessed with obscure singer-songwriter Tucker Crowe (Hawke), who 25 years ago wrote and recorded an album called Juliet, and disappeared from public life. A newly discovered demo record from Crowe’s album arrives at Annie’s and Duncan’s door. Duncan, who runs a blog dedicated to Crowe’s music and theories about his life, promptly posts about it online. Annie, who is tired of having to listen to Tucker Crowe, writes a negative review and is contacted by the artist himself. Tucker agrees with her, and so starts an online friendship that could turn into something more.

Let’s get one thing out of the way: we all know where the movie is going as soon as Ethan Hawke (whom I love almost as much as I love Rose Byrne) shows his bearded face. We know how this movie will end, but that is not the point. The point is the story, and -to me, at least- it is a good story. Now that we’ve cleared that up, let’s talk about the men.

Spoiler warning: If you haven’t seen the movie and don’t want absolutely anything spoiled, go and watch it and then come back

Duncan, the nice guy

Annie is in a relationship with, what we nowadays call, a Nice Guy. In case you don’t know, a Nice Guy (sometimes also stylized as Nice Guy™) is a man who does not behave in an overtly aggressive or “bad” way, but who expects something in return for his being nice. He thinks the world, or society, or women “owe him” for being such a nice guy. We’ve all seen men like that: they complain about being in the “friendzone”, they are always right, they just know better, and they are so nice that people -especially women- should reward them for their actions. A Nice Guy would never hit you or explicitly insult you, he is nice. See? Now you have to love him, because he’s nice!

And that is exactly what Duncan is. He is not conventionally attractive, but he’s not unattractive either. He is reasonably smart, he teaches at a university and gets along well with his students and colleagues, he has hobbies and pays attention to details, and he usually lets Annie be. Whenever he gets angry and yells at Annie, he apologizes. It also seems like it doesn’t happen very often, unless it is related to his devotion to Tucker Crowe.

At the beginning of the film, he gets very angry when Annie listens to Tucker Crowe’s demo before him. Boy, he does not like it, at all! He feels betrayed and angry that she would dare to listen to it before him, when she knows, she knows how much Tucker Crowe means to him. But what I find more interesting is what happens right before the argument: Duncan comes home and notices that Annie is listening to something new. She repeatedly tries to explain to him the situation, possibly knowing what his reaction will be. Duncan is in a good mood, so he simply ignores her and tries to guess what she’s listening to. She asks him over and over again to let her explain, but he keeps walking and talking over her, at some point he shushes her and tells her to “shut up quick, [he] wants to guess”. When he can’t, he asks her what it is, and she finally tells him. He gets angry and yells and ends up leaving the house to listen to the demo alone, in peace. It is only hours later that he comes back and apologizes to her for acting stupid.

This situation of Duncan talking over Annie and blatantly ignoring her happens several times throughout the movie, although it doesn’t always end in an argument because usually Annie stops trying and simply lets him have it his way. This includes one key difference in their lives: she wants to have children, and he doesn’t. She didn’t want to when they started dating, but now she does, and he dismisses her wishes completely.

I enjoyed Duncan’s character a lot, and Chris O’Dowd plays him wonderfully. It is not often that I see such a self-centred, entitled, obnoxious man who is not rewarded by the movie for being like that. He sounds awful -and he is- but he is not too different from other beloved and admired fictional characters. Lots of stories have this kind of character. The difference is that the narrative frames them as heroes. Here are some examples:

  1. Twilight’s Edward Cullen. He is selfish, possessive, controlling, pretentious and constantly manipulates Bella into doing what he wants, but, in the story, he is an object of desire. Bella forgives him because everything he does, he does it out of love!
  2. Guardians of the Galaxy’s Peter Quill is another good example. This one is a little different because, although he is the hero of the story and his childishness and selfishness are portrayed as lovable flaws, he learns -albeit very slowly- to be a better person, and he doesn’t get the girl explicitly because of his immaturity. (Note: this post was written before Avengers: Infinity War)
  3. La La Land’s Sebastian. This is a truly awful character, but we still are expected to love him because he is played by Ryan Gosling and because he is a free spirit, a true artist. The truth is, he is a horrible human being. He mistreats anyone who doesn’t share his interests or his views, and he looks down on anyone who doesn’t conform to his idea of what “true” jazz is, which is pretty much everyone. He is an entitled, self-absorbed, obnoxious character, but he is rewarded by the plot anyway.
    No, he doesn’t get the girl either, but he didn’t really, really want her in the first place (nor she him). His dream was to have a jazz bar of his own, and he gets just that (just like her dream was to be a big actress, which she becomes). He didn’t really put in the work, he complained every step of the way, he alienated everyone willing to put up with him, and he still achieved his dream.

Duncan is exactly like that, but he is not framed as a hero, nor portrayed as an object of desire. He is shown exactly the way he is, and he is terrible.

There’s one thing that happens in the movie that I understand, but kinda wish hadn’t happened. Since Duncan’s awfulness might go over some heads and because we need a reason for the usually conforming Annie to leave him, he cheats on her. I understand why the movie needs him to cheat, but I kinda wish that he hadn’t. I kinda wish the movie had let him just be awful in his own way and that Annie had made the decision to leave him on her own, because she finally accepted that they weren’t happy. Nevertheless, the cheating is the big push that Annie needs and if there’s one amazing thing to come out of it is how he confesses and his reason for confessing. The confession is peak Nice Guy: He comes clean, not because he wants her to know the truth, not because she deserves basic respect, but just so he can feel better about himself.

Tucker, the Broken Man

On the other side, we have Tucker Crowe, the artist who got his heart broken 25 years ago and wrote an entire album about it, inspiring hundreds of brokenhearted men who saw themselves in his music.

We find Tucker living in the garage of his ex-wife’s house, taking care of his youngest child and waiting for the arrival of one daughter, who is coming from London. He has a bunch of children that he never sees, and they all have a different mother. Tucker is a recovering alcoholic, and he is utterly disappointed with his life. However, he takes care of his young son with love and devotion, they spend a lot of time together, and he tries to answer to every single question that the boy asks. Tucker is open about his dislike for his music, although he refuses to say why, he doesn’t shy away from telling people that he is screwed up, and he is, by all means, a loser.
But here’s the important thing about Tucker: he is a loser trying to be better.

Tucker is the opposite of Duncan. He is not successful or popular, he is just broken. He is conscious of his mistakes and his sins, and he carries them with him wherever he goes. But he tries. He tries to be a good father to his little boy, he is no longer drinking, when he starts exchanging emails with Annie, he listens to her and is honest about not being able to give her any advice because he has a history of making the worst decisions, and once he meets Annie in person when he goes to England, he is inspired to be better. She’s not the one to change him though, he does it all on his own.

Spoiler warning: From here on, we will talk about the very end of the movie.

Tucker and Annie have feelings for each other and even share a kiss, but they don’t get together and Tucker goes back to the United States. A year goes by before they see each other again. When they finally meet, we see Tucker waiting for Annie at a café. This time, he looks a lot better. His hair is combed, his beard is tidy, and he looks happier. We as an audience know that he went and took care of himself first and only then came back to Annie. In the year of our Lord 2019, when we still get movies about how “the right girl will fix him”, it’s refreshing to see a movie where the guy fixes himself before going to see about a girl.

After the movie ends, we get a credits-scene where Duncan is seen complaining on his blog about Tucker’s new album. He is visibly disappointed and lists some of the reasons why this is: “We have a song about reading in the afternoon, we have a song about home-grown green beans, there’s a little [commentary] expanding on the joys of being a step-father! I mean, in short, we have a tragedy!”

He goes on to complain about other things and you get the impression that he also resents Tucker for getting together with Annie, but I think this first list says a lot about both characters. Duncan’s obsession with Tucker comes from listening to music that was written by a young man who got dumped and who wrote “insipid, self-pitying songs about Julie [the actual name of the woman] breaking [his] heart” (as Tucker himself puts it). The songs are about him and his suffering, regardless of what Julie thought or did or why she broke up with him.

Tucker Crowe grew out of his self-centred self, he stopped making himself out to be the victim, he evolved. And it’s interesting to see how the music that he produces once he’s made peace with his past, once he’s actively trying to be a good father to all of his children and a good man for Annie, the music that he creates out of an emotionally stable life is rejected by Duncan.

The contrast between Duncan and Tucker is clear, but it is never mentioned explicitly. This film chose to show the supposedly Nice Guy honestly without making him into a complete caricature. Duncan is a guy that we might know. If we’re honest, he is a guy we probably know. On the other side of the coin, it gives us Tucker, who is flawed but an actual good guy. He is relatable because he is not portrayed as this misunderstood, brooding guy. He is thoughtful and somewhat goofy and full of regret. He knows who he is and who he wants to be, and he is actively working to be that person, even if it doesn’t always work out the way he wants it to.

De Disney, de sirenitas y de peces que no saben de racismo

Tremendo escándalo que se hizo después de que anunciaran que la nueva Ariel para el remake del clásico de Disney La Sirenita sería la actriz y cantante, Halle Bailey. Como es domingo y tenemos tiempo, vamos a hablar del tema que está en boca de todos. Así que, vayan por un café, un té, una limonada o su bebida de preferencia, siéntense un rato en una silla cómoda y, todos tranquilos y todos de buenas, vamos a ver cuál es el problema con la nueva sirenita.

(Spoilers: el problema no es la sirenita)

De lo que he visto en Twitter, Facebook, YouTube e Instagram, las quejas y la oposición al casting son básicamente cuatro puntos que se repiten una y otra vez.

#1 La Sirenita es danesa

La Sirenita, o en danés: Den lille Havfrue, es un cuento de hadas escrito por Hans Christian Andersen y publicado en Copenhague en 1837. Andersen efectivamente era danés, nació en Odensen y murió en Copenhague.

La sirenita, por otro lado, no nació en Dinamarca. Aunque no tenemos un registro exacto de su lugar o fecha de nacimiento, nuestros datos más confiables afirman que vivía “en alta mar” donde “el agua es azul como los pétalos de la más hermosa centaura, y clara como el cristal más puro; pero es tan profunda, que sería inútil echar el ancla, pues jamás podría alcanzar el fondo.” Esto corresponde a lo que nosotros los humanos conocemos como aguas internacionales.

A los estudios Disney tampoco pareció importarles mucho este detalle cuando hicieron la película en 1989. En la película, el reino bajo el mar no tiene nombre. Sin embargo, algunos libros que publicaron más tarde, así como videojuegos e incluso la serie animada de Disney Channel decidieron que el lugar de origen de Ariel (quien por cierto solo se llama así en la película) se llamaba Atlántica. Nadie dijo exactamente en qué parte del océano está y las variaciones lingüísticas de los personajes definitivamente no ayudan: Ariel tiene un acento estadounidense y Sebastián el cangrejo tiene acento jamaiquino o cubano, dependiendo de si están viendo la película en inglés o en español. La otra pista que tenemos es la música que escuchan en Atlántica, según la película, disfrutan del calipso, un género especialmente popular en el Caribe.

Pero nada de esto importa, ya que los humanos no tenemos forma de saber cómo es la división política y cultural del mundo submarino. Hasta donde nosotros sabemos, las sirenas no existen y los peces no tienen nacionalidad.

¿Qué tiene que ver la posible nacionalidad de la sirenita con su color de piel? En realidad nada. Cuando pensamos en Europa pensamos en un montón de gente blanca y, aunque la mayoría de los europeos han sido blancos, es mentira que no había gente de color en Europa antes del siglo XX. La diversidad cultural y étnica se remonta incluso al Imperio Romano.

#2 Es como si pusieran a Pocahontas y a Mulan como rubias

Este argumento no debería existir, pero he visto tantos comentarios y memes al respecto, que me veo en la necesidad de aclarar lo obvio:

Dato curioso: en 1616, Smith le escribió una carta a la Reina Ana de Dinamarca en la que le cuenta de cómo Pocahontas le salvó la vida.

Pocahontas, también llamada Matoaka, probablemente nació en 1595 y murió en 1617. Se le conoce por su importante papel en el primer asentamiento inglés en Jamestown, Virginia, y se le asocia con John Smith, uno de los primeros colonizadores.

Pocahontas, personaje histórico real, era miembro de la tribu Powathan, que pertenecía a la alianza de pueblos algonquinos. Su posición como hija del jefe Powathan, su relación con John Smith y su matrimonio con John Rolfe fueron clave en la relación entre los Powathan y los ingleses, especialmente durante las guerras Anglo-Powathan.

Hua Mulan es la protagonista del poema Balada de Mulan, compuesto en el siglo VI. En el poema, Mulan se viste de soldado para ir a la guerra en lugar de su padre; 12 años más tarde, Mulan regresa a casa y es hasta entonces que ella se les revela como mujer.

No se sabe realmente si Mulán fue o no un personaje real, pero es una de las figuras más importantes de la historia del folclor chino.

 Mulan en la colección  Gathering Gems of Beauty  (畫麗珠萃秀), localizada en Taipei
Mulan en la colección Gathering Gems of Beauty (畫麗珠萃秀), localizada en Taipei

Solo para dejarlo claro: la etnicidad de las protagonistas es clave para sus historias.

Y, ¡qué más nos gustaría que poder decir que la historia de Ariel ha sido un motivo de inspiración para todas las pequeñas atlanteanas del mundo! Pero no podemos. No podemos por dos razones sencillas: hasta donde nosotros sabemos, las sirenas no existen y los peces no saben leer.

#3 Esto es diversidad forzada y solo lo hicieron para darle gusto a los progresistas

¡Qué mundo el nuestro donde la palabra “progresista” se usa como insulto! En fin. Mejor hablemos de cuentos de hadas.

¿Qué es un cuento de hadas?

Dicho de forma muy simple, un cuento de hadas es un cuento corto con elementos fantásticos como gnomos, hadas, duendes, troles, sirenas, brujas y animales que hablan. Cuando pensamos en cuentos de hadas, pensamos en los hermanos Grimm: Blanca Nieves, El sastrecillo valiente, Rapunzel, Hansel y Gretel; pensamos en Hans Christian Andersen: La sirenita, La cenicienta, El patito feo; tal vez pensamos en Charles Dickens o tal vez pensamos en Las mil y una noches.

Son historias que conocemos, que disfrutamos y que asociamos con imágenes muy claras. Para los que crecimos viendo Disney, las imágenes son las mismas: Bella tiene un vestido amarillo y cabello café, la Cenicienta es rubia y se viste de azul, Blanca Nieves tiene el pelo corto y usa un moño rojo, el vestido de Aurora es azul o rosa (dependiendo del hada que esté cerca) y la sirenita es pelirroja. Todas son blancas, todas son delgadas, de ojos grandes, de voz dulce y de personalidad afable, aunque unas son más proactivas. ¿Qué tienen en común? Todas reflejan la imagen de la cultura en la que fueron creadas. Esa cultura que no pensaba realmente en las minorías étnicas. (Ya saben, lo suficiente como para hacer Pocahontas, pero no tanto como para no hacerla un objeto exótico y sensual.)

Los cuentos de hadas comenzaron a escribirse apenas hace unos cuantos cientos de años, antes de eso, se transmitían oralmente. Eran historias que se pasaban de generación en generación, y cada generación les agregaba o les quitaba a su gusto. La Bella y la Bestia, por ejemplo, se cuenta desde hace más de cuatro mil años.

Una razón por la cual los cuentos de hadas siguen con nosotros, es su capacidad de cambiar. Una buena historia no se queda intacta; evoluciona, se acopla y toma la forma de la cultura en la que está siendo contada. Esto se puede ver en la misma evolución de las princesas de Disney: Blanca Nieves, Bella y Moana tienen personalidades totalmente distintas y sus historias tienen enfoques diferentes.

Entonces no, no es diversidad forzada (casi nunca es). Este es el reflejo del cambio social que estamos viviendo. Si la sentimos forzada es porque, en Hollywood (como en el mundo), los blancos siempre han sido la norma y el arte ha pagado un precio alto por eso. Además, una compañía tan obsesionada con hacer dinero como Disney no arriesgaría hacer menos dinero solo para darle gusto a los progres.

Esto nos lleva directamente al último punto:

#4 Ariel siempre ha sido blanca y estamos acostumbrados a verla blanca

El arte es el resultado de la cultura y de la sociedad en la que ha sido creado.

No es que no hubiera gente de color en los treintas, cincuentas y noventas, es que la norma era “lo blanco es lo bonito y lo demás no importa tanto.” En una sociedad donde solo las mujeres blancas eran consideradas realmente bellas, era obvio que las princesas (símbolos de belleza) tendrían esas mismas características. Si estamos acostumbrados a eso, es porque es lo único que se nos presentaba en los medios.

Nos ha costado mucho sacudirnos esos prejuicios coloniales de “lo blanco es lo bonito, lo importante y lo válido”. Basta darse una vuelta por las redes sociales para darse cuenta de que todavía nos queda un largo camino por recorrer. Pero ahí la llevamos, estamos cambiando y, como dijera el viejo Rafiki, el cambio es bueno.

Sería ingenuo de mi parte escribir este post pensando que nadie de los que ha repetido estas cosas lo ha dicho con malicia y desde un lugar de racismo. El mundo no es así y racistas hay en todos lados. Este post no es para esa gente.

¿Han notado que siempre que alguien de una minoría o de un grupo en desventaja es escogido para una posición importante, la gente tiende a decir cosas como “deberían escoger a la mejor persona para el papel sin fijarse en el color o el género”? Siempre pasa. Me pregunto por qué será…

Bueno, aquí la respuesta: Halle Bailey audicionó como todas las demás actrices y en Disney Studios decidieron que ella era la mejor para el papel. Ahora nos toca a nosotros sacudirnos nuestros prejuicios y a Disney ponerse las pilas para darle vida al personaje, para explorar nuevos horizontes, para descubrir nuevas formas de contar esas historias y para no repetir el fiasco que hicieron con los personajes de color en Star Wars: El Ascenso de Skywalker.

¿Y en el mar qué opinan? Nadie puede decir. Hasta donde nosotros sabemos, las sirenas no existen y los peces no van al cine.


Editado el 27 de septiembre del 2020.

2019: Un año balanceado

Cada año busco una cita para escribir en mi libreta. Normalmente escojo una de las mismas tres, la primera de Alfred Lord Tennyson, la segunda de T.S. Eliot y la tercera, mi favorita, de Ray Bradbury.

“Next year’s going to be even bigger, days will be brighter, nights longer and darker, more people dying, more babies born, and me in the middle of it all.”

Cada año también escojo una palabra.

En el 2016 fue organización (aunque no fue algo que escogí conscientemente), en el 2017 fue disciplina, en el 2018 fue propósito.

¿Por qué escogí propósito?

Quería que hubiera propósito en todo lo que hiciera, sin importar qué tan grande o pequeño fuera un acto.

2018: Un año con propósito

El 2018 fue un año extraño. Fue bueno pero complicado. La situación nacional e internacional son suficientes para decir que definitivamente apestó, pero no todo fue tan malo. En el pequeño universo que es mi vida, hubo muchos cambios. Batallé con el dinero pero conseguí un trabajo como maestra de idiomas, un trabajo que me encanta, avancé con mi maestría y a pesar de mis inseguridades, comencé a buscar opciones para el futuro laboral, escribí un cuento que apareció en una revista literaria independiente, me enamoré y me uní a una asociación de estudiantes de ciencias políticas. Y siento que hubo propósito en todo lo que hice y en casi todo lo que comencé. A veces se siente como que es mucho, a veces me da ansiedad, pero en general ha sido bueno. Dios ha sido bueno.

Estoy mucho más ocupada ahora y vivo más cosas más interesantes que hace un año, sin embargo, llevo ya tiempo sintiendo que mi vida está un poco fuera de balance.

Ha sido así: primero no tenía dinero pero mucho tiempo para estudiar. Conseguí un trabajo en las tardes y todo iba bien, pero luego me uní a la asociación de estudiantes (trabajo voluntario) y conseguí algunos proyectos de traducción y me comencé a atrasar con los estudios. Después de un semestre de malabares y carreras, me fui de vacaciones, estuvieron fantásticas, pero al regresar tuve que apurarme a terminar unos trabajos de la uni que había dejado inconclusos. Los terminé y saqué una buena nota, pero el precio fue dormir muy poco y comer muy mal.

Con la llegada del nuevo semestre, finalmente encontré la forma de llevar el trabajo, la asociación y la maestría, pero dejé de leer y de escribir. Mi vida social también se vio muy afectada, pero dos de mis mejores amigos se mudaron más cerca y nos empezamos a ver casi cada fin de semana, lo cual mejoró bastante mi rutina de estudios-trabajo-estudios-trabajo.

Con todo esto en mente, he decidido que mi palabra para el 2019 será balance.

 2019: Un año balanceado

Este año quiero lograr un balance en todo, en mi rutina, en mi alimentación, en mis relaciones sociales, en mi lectura y al escribir. Así pues, he aquí algunas de las intenciones para el año:

  1. Completar todos mis créditos y empezar mi tesis (ok, esa es inevitable);
  2. Hacer tiempo varias noches a la semana para leer (tanto mi Biblia como otros libros);
  3. Despertar más o menos a la misma hora todos los días;
  4. Tener una cita una vez a la semana;
  5. Llamarle a mis amigos (especialmente a los que viven lejos) con más regularidad;
  6. Hacer tiempo varias mañanas a la semana para escribir.

Esas son mis intenciones generales. También tengo una lista de intenciones para el blog, así que he aquí lo que van a leer este año:

  1. Reseñas de libros;
  2. Zona Crepúsculo: una serie de posts acerca de la saga de Crepúsculo, con una perspectiva diferente a la que tenía hace algunos años y con una idea más clara de cómo vemos las cosas que son “para niñas”;
  3. La alegría de escuchar libros;
  4. El Monte Fuji o la vez que decidí subir una montaña sin entrenar;
  5. Otros posts de viajes.

Entonces, sin más que decir, esperaré que todo salga más o menos como me lo he propuesto. Aquí está T.S. Eliot para ustedes y, queridos y desocupados lectores, deseo que todos tengan un año interesante y balanceado.

“Las palabras del año pasado pertenecen al lenguaje del año pasado. Las palabras del próximo año esperan otra voz.”

2018: Un año con propósito

¡Feliz año nuevo, queridos y desocupados lectores!

Es momento de hablar de lo que pasó en el 2017 y de lo que tenemos planeado para el 2018. Metas, planes, intenciones y, por supuesto, la palabra del año.

2017: Pensamiento disciplinado

En enero del 2017 les compartí la palabra que iba a determinar todo mi año y les dije mis planes, metas e intenciones. Casi todas las revisamos en septiembre, por lo que no vamos a comentarlas de nuevo aquí. Basta con decirles que cumplí con casi todas y fallé espectacularmente en tres:

Leer 25 libros | Leer la Biblia todos los días | Participar en los cuatro cursos de mi lista de cosas por aprender 

Sí, fallé.

Pero podemos volver a intentarlo el siguiente año, ¿no creen?

Los tres posts más leídos

  1. ¿Cómo? ¿Usted sólo es mexicana?
  2. El año del pensamiento disciplinado
  3. La comunidad del anillo

Los cuatro libros que más me gustaron

Mi meta para el 2017 era leer 25 libros… y me quedé muy corta.

Leí 11 libros y dejé La danza de la muerte (o Apocalipsis, en España), de Stephen King. Tengo intenciones de terminarlo, pero como tiene más de 1400 páginas, no me lo pude traer de vacaciones. Estoy a 500 páginas de terminar.

De cualquier forma, de los once libros que sí terminé, he aquí los que más me gustaron.

Prohibido Nacer, Trevor Noah

En el 2016, el comediante y presentador de The Daily Show, Trevor Noah, escribió un libro de memorias de su niñez en una Sudáfrica dividida durante y después del Apartheid. Sus experiencias como niño biracial en una sociedad donde las relaciones interraciales eran un crimen llevan al lector a la risa, a la tristeza, al orgullo y a la indignación.

El año del pensamiento mágico, Joan Didion

John Gregory Dunne murió en el 2004 enfrente de su esposa y mientras su hija yacía en coma en el hospital, dejando a Joan Didion completamente sola por primera vez en muchos, muchos años. Este bello y triste libro habla de la vida, de las pérdidas, del vacío que deja un ser amado al irse y del difícil año en el que deseó que su vida hubiese sido diferente.

Wishful Drinking, Carrie Fisher

En la misma sección de mi repisa se encuentra Wishful Drinking, de Carrie Fisher. Carrie fue una mujer valiente, complicada y divertida, y este libro definitivamente me dejó marcada. Incluso meses después de haberlo leído, todavía lo pienso y lo cito con regularidad. Un libro honesto y lleno de humor.

Comunidades Imaginadas, Benedict Anderson

Terminé de leer este libro la semana pasada y no he podido escribir mi reseña todavía, pero les puedo decir que es uno de los mejores libros académicos que he leído. Les contaré más sobre él en unas semanas.

Mi palabra para el 2018

A diferencia del año pasado, esta vez pasé días pensando en mi palabra para el 2018. Consideré distintas opciones y revisé mi lista una y otra vez. ¿Qué palabra podría ser lo suficientemente amplia como para abarcar cada área de mi vida, pero lo suficientemente específica como para establecer un solo tema?

Y entonces me llegó. Propósito. Mi palabra para el 2018 es propósito.

“Propósito” es una de esas palabras que escuchamos todo el tiempo, sobre todo por estas fechas siempre surge la cuestión de los propósitos de año nuevo. Hacerla mi palabra para el 2018 y anunciarla el 1 de enero definitivamente suena cliché. Pero luego de haberlo pensado bien, de ver mi vida, mi historia y mis anhelos, y de haber leído sus muchas definiciones, propósito es definitivamente la mejor opción para este año.

La Real Academia Española (cuyo trabajo a últimas fechas me tiene molesta) define propósito así:

  1. Ánimo o intención de hacer o de no hacer algo
  2. Objetivo que se pretende conseguir
  3. Adecuado y oportuno para lo que se desea para el fin a que se destina

Pero lo que realmente me convenció de escoger la palabra, fueron las definiciones de los Diccionarios de Oxford:

  1. La intención, meta o función de algo; lo que algo debe lograr
  2. Lo que se necesita en una situación particular
  3. Significado que es importante y de valor para ti
  4. La habilidad de planear algo y trabajar exitosamente para lograrlo

Este año, quiero que cada área de mi vida tenga propósito. En las palabras de Donald Miller, quiero que mi vida tenga una mejor historia. Que todo lo que decida, a donde vaya y lo que haga tenga propósito. No necesita ser épico, la vida no está en los grandes hechos, sino en los pequeños detalles de cada día. Este año, que cada detalle tenga propósito.

Así que, queridos lectores, que este 2018 esté lleno de bendiciones y de propósito. Los veré pronto con muchos planes, libros y rutas literarias.

¡Feliz año nuevo!

Paola.

¿Cómo? ¿Usted sólo es mexicana?

“¿De dónde vienes?”

Es la pregunta con la que abren todas las personas aquí, cuando me las presentan. No porque reconocen que soy extranjera, sino porque en este país todo mundo viene de todos lados. Especialmente en un ambiente universitario, no todas las personas vienen de la ciudad en la que estudian.

“México,” contesto siempre.

Ahí es donde la conversación tiende a seguir de tres formas:

  1. ¡Oh! ¿Y qué estudias? Y, ¿por qué escogiste Alemania?
  2. ¡Oh! ¿Y qué estudias? Y, ¿es verdad que México es muy peligroso?
  3. ¡Oh! ¿De qué parte de México? Yo ya estuve en tal o cual. Y, ¿qué estudias?

Luego, preguntan qué opino de Donald Trump. Ya saben, con lo del muro y todo eso.

Y sin embargo, de cuando en cuando, en contadas ocasiones, la conversación se va por una ruta diferente. Una ruta que no sorprende, pero sí incomoda y de alguna forma, decepciona.

La última conversación de ese tipo, la tuve con el hombre que estaba reparando mi escusado. Me preguntó de dónde venía, qué estudiaba y qué opinaba de Donald Trump. Él piensa que Trump está loco y que no sabe gobernar. Pero luego dijo algo que yo no esperaba escuchar, al menos no un martes en la mañana mientras reparaban mi escusado: “Pero tiene un punto. Como todos nosotros, los alemanes, tiene miedo de que lleguen demasiados extranjeros al país.”

Una generalización poco favorecedora. Conozco suficientes alemanes que se molestarían mucho al escuchar eso, pero no le dije nada. Después de todo, ¿qué le contesto yo, extranjera, a un hombre que me está diciendo que tiene miedo de que lleguen demasiados extranjeros? Por un segundo pensé en gritarle, ¡BUU!, para ver si se asustaba, pero lo consideré imprudente.

“Es como los indios que vienen al país y no quieren aprender alemán,” siguió hablando. Dio varios ejemplos, siempre asegurándose de decir cosas como “yo no tengo nada contra los musulmanes”, como si eso lo absolviera de su racismo al presentar situaciones absurdas, como que uno nunca sabe si la mujer musulmana del baño público es realmente mujer porque no se le ven más que los ojos.

“Pero usted es alemana,” me dijo.
“No, mexicana,” le dije por segunda vez.
“Sí, sí, pero tiene la doble nacionalidad. Los turcos también pueden.”
“No, soy mexicana.”
“¿Cómo? ¿Usted sólo es mexicana? ¿Pero por qué no tiene acento?”

Que no se pierda la bonita costumbre de hablarle de usted a la extranjera a la que no le quiere creer que es extranjera porque no encaja en su imagen distorsionada y llena de prejuicios de cómo debería ser un extranjero.

El hombre me dijo que le interesaba saber mi opinión como persona joven, pero al darse cuenta de que teníamos opiniones opuestas, decidió regresar a trabajar en el escusado y no me volvió a hablar sino hasta que terminó de trabajar y solamente para explicarme el nuevo sistema y para despedirse.

Asumió que yo, al ser “mitad alemana” no vivo muchas situaciones de racismo aquí y, aunque se equivocó al pensar que tengo la nacionalidad alemana, lo otro que dijo es correcto: no vivo muchas situaciones de racismo en Alemania. Mis amigos, casi todos alemanes, son abiertos, amables, respetuosos, disfrutan conocer de otras culturas y mi etnicidad, color o género no influye en la forma en la que me tratan. En la universidad pago lo mismo que los estudiantes alemanes, en la iglesia soy una más del grupo y en la calle nadie me cuestiona el por qué estoy aquí.

Pero el que yo no lo viva a diario, no significa que no existe. El miedo a que lleguen demasiados extranjeros y a que se pierda lo verdaderamente alemán en este nuevo mundo globalizado y multicultural no es propio del plomero que arregló mi escusado. La popularidad del partido de ultra-derecha alemán y el número de asientos que obtuvo en el parlamento después de las últimas elecciones lo comprueban. Tampoco es un miedo propio de Alemania. La presidencia de Donald Trump en Estados Unidos, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, la popularidad de Marine Le Pen durante las elecciones en Francia, entre otros, son ejemplos claros.

Hace un mes estaba por subir las escaleras de la estación del tren cargando una maleta cuando un hombre se ofreció a ayudarme. Su piel era más oscura que la mía y tenía un acento marcado. Me sonrió, se presentó y me dijo: “soy de Siria, soy ingeniero.” Su comentario me hizo sonreír pero también me dio algo de tristeza. Sonreí porque así presentaba mi bisabuela a mi papá, quien también es ingeniero. “Es mi nieto, tiene una maestría.” Lo triste es que este hombre que viene de un país destruido por la guerra tenga que decir que es ingeniero para que la persona con la que está hablando vea que es un hombre educado, como justificando su presencia.

Se me ocurren dos razones por las cuales ese hombre tiene que justificar su presencia y yo no (además de que muchos no están contentos con el casi millón de Sirios que llegaron a Alemania en el 2015):

  1. Su piel es más oscura que la mía. Consecuencias del imperialismo, como todo. No importa el país en el que estemos, lo más probable es que la gente de piel oscura tenga más problemas que la de piel clara. Mi piel no es la más blanca, pero es lo suficientemente clara como para no resaltar en lugares donde la mayoría es blanca. Tristemente todavía vivimos en un mundo en el que algo tan fuera de nuestro control como el nivel de melanina con el que nacemos todavía dicte cómo somos percibidos.
  2. Su acento es más marcado que el mío. En general hablo alemán con un acento casi imperceptible, con algunos errores gramaticales y un vocabulario que, en ocasiones, se queda corto, pero casi sin acento. El plomero que quería escucharme concordar con sus teorías ridículas de lo peligrosos que somos los extranjeros no me quería ver como extranjera por mi acento. Recordé a Trevor Noah, cuando en su libro, Prohibido nacer, dice que “el lenguaje, más que el color, define cómo te ve la gente.”*

Probablemente también ayuda que soy relativamente chaparra. Los racistas altos del mundo no me ven si no van viendo para abajo.

Por qué hay gente que todavía tiene miedo de que los extranjeros influyan en su cultura, no lo sé. El único miedo que se justifica, en mi opinión, es el de las culturas que fueron parcial o totalmente destruidas en el nombre de la modernidad y del mundo civilizado. Pero en este siglo, en este mundo tan globalizado, donde uno puede comunicarse con alguien en otro continente en cuestión de segundos, uno pensaría que el compartir nuestra cultura con otros es una ventaja, no un problema. Después de todo, es por esas mezclas que somos lo que somos, que vivimos como vivimos y que hablamos lo que hablamos.

Antes de irme, les quiero compartir una frase* de la redactora jefe de Spiegel Online (versión online de la revista alemana, Der Spiegel), Barbara Hans y en una frase que escribió cuando hablaba de la diversidad en los equipos de redacción y editoriales:

“Diversidad es lo opuesto a la asimilación. Si yo soy como todos los demás, entonces no importa que también esté sentada a la mesa.”


* La traducción es mía. La frase original de Trevor Noah es: “Language, even more than color, defines who you are to people.”

* La traducción es mía. La frase original de Barbara Hans es: “Vielfalt ist das Gegenteil von Assimilation. Wenn ich so bin wie alle anderen, dann ist es egal, dass ich mit am Tisch sitze.”

Para ponernos al corriente

Es increíble lo rápido que pasa el tiempo. Ya es septiembre y heme aquí, pensando en todas las cosas que he hecho y no he hecho desde que empezó el año. Pienso que este es un buen momento para volver a enero y ver si he logrado las metas e intenciones que me puse para el 2017, cuando escribí El año del pensamiento disciplinado. Después de todo, ustedes, mis queridos lectores, son mis “accountability buddies”.

De la lista de metas de este año

Levantarme temprano

¡Ya despierto temprano! Siempre despierto entre las siete y ocho de la mañana y tengo mucho más tiempo para hacer cosas.

Aplicar para una maestría

Hace un año escribí un post llamado Decisiones y hojas cambiantes, donde les conté que dejaría Alemania porque no sabía qué hacer después de la carrera y lo hice. Regresé a México, conseguí trabajo, aprendí cosas nuevas, examiné mi corazón y mis opciones, busqué un montón de maestrías y universidades y tomé una decisión.

Practicar un instrumento

En abril del 2016 compré un Ukelele y he practicado, pero aún no soy muy buena. Pretendo cambiar eso y en próximo año quiero añadir otro instrumento a mi lista.

Estar más despierta a aquello que me rodea

Un diario ayuda. Yo he tenido un diario durante más de un año y debo decir que es increíble lo mucho que percibimos cuando nos sentamos a describir lo que nos rodea. Estoy más consciente no sólo de las emociones de otros sino también de las mías. Observo los olores y las formas, trato de ponerle atención a las cosas pequeñas, a los detalles que muchas veces dejamos pasar, y recuerdo las palabras de Virginia Woolf:

“No demos por sentado que la vida existe con mayor plenitud en aquello comúnmente pensado grande que en lo comúnmente pensado pequeño.”

Mantener el contacto con mis amigos

Para aquellos mantener el contacto con amigos siempre es un problema. En los últimos diez años me he mudado cuatro veces y, no importa cuánto quiera a mis amigos, frecuentemente olvido enviarles mensajes, llamarles de cuando en cuando y contarles qué va pasando con mi vida. Las redes sociales son muy útiles cuando se trata de mantener el contacto con la gente, pero a veces olvido que ver las fotos más recientes y darle “like” a los posts de la gente no es lo mismo que mandar un mensaje privado preguntando cómo están.

Debo confesar que no he sido muy buena en mantener el contacto, pero todavía tengo tiempo.

Abrirme a conocer gente nueva

Hablando de dificultades, esta meta ha sido particularmente aterradora. No soy una persona tímida, pero definitivamente entro en la categoría de introvertidos. No tengo demasiados amigos, no le hablo a los extraños en la calle, me gusta quedarme en casa los viernes en la noche y me gusta estar sola. Disfruto la soledad aun cuando a veces me siento sola. En inglés los términos serían alone lonely.

En otras palabras, ser más abierta ha sido todo un reto.

Aun así creo que he mejorado. Sigo sin tener muchos amigos y sigo sin salir cada fin de semana, pero he cambiado. Hablo más, hago más preguntas, trato de recordar los nombres y las historias de la gente, y trato de compartir más. Todavía me incomodo cuando desconocidos se acercan a decirme cosas y a hacerme preguntas, pero al menos ya no me congelo y trato de irme lo más rápido posible.

Lo que pasó mientras yo no estaba

Tuve mucho trabajo y luego no tuve casi nada

Trabajé como traductora independiente y como maestra de alemán y de inglés en la Ciudad de México. Todo iba bien hasta que los niños salieron de vacaciones y aparentemente nadie quiere aprender idiomas durante el verano, así que me quedé casi sin alumnos y sin dinero.

Mi hermano se mudó a otra ciudad

Mi hermanito ya creció y, el mes pasado, también se mudó a otro lado para estudiar su carrera. Mi familia y yo decidimos tomarnos unos días libres para ir a ciudades a las que no habíamos ido en años. Comimos, tomamos café, hicimos cosas como descenso en ríos, tomamos fotos y disfrutamos lo que parece ser el último viaje, al menos por un tiempo, que hacemos todos juntos como familia.

Me mudé de regreso a Alemania

Todos sabíamos que yo no me iba a quedar mucho tiempo lejos de este país que amo. Me aceptaron en una universidad, empaqué mis cosas, apliqué para una visa y regresé a casa.

“¿Por qué te vas? Para poder volver. Para que puedas ver el lugar desde donde vienes con nuevos ojos y colores adicionales. Y las personas de allí también te ven de manera diferente. Volver a donde empezaste no es lo mismo que nunca partir.”

Terry Pratchett, Un sombrero de cielo

Libros por comentar

Durante las próximas semanas, esperen encontrar comentarios de…

De qué hablamos cuando hablamos de amor, Raymond Carver | Mientras escribo, Stephen King | Prosa del observatorio, Julio Cortázar |

Paola.

Por qué tengo un diario (y tú también deberías)

Hoy vamos a hablar de libretas. El tipo personal de libretas: el diario.

Durante varios años me rehusé a tener un diario. La idea de abrir con la línea “querido diario” y de contarle a una libreta todo sobre mi día, cada día, por el resto de mis días sonaba tedioso, sin mencionar aburrido.

Pero, ¿qué significa realmente tener un diario? ¿Es tener una pequeña libreta para escribir mi rutina por el resto de mi vida? ¿O no será un espacio seguro para llenar de mis pensamientos e impresiones? ¿Un lugar donde me pueda expresar tan abierta y honestamente como me sea posible?

Hoy les quiero compartir una breve lista de lo que he aprendido desde que empecé a escribir un diario, con un poco de ayuda de nuestros amigos literarios.

“What sort of diary should I like mine to be? Something loose knit and yet not slovenly, so elastic that it will embrace anything, solemn, slight or beautiful that comes into my mind.”

Virginia Woolf, A Writer’s Diary

Un diario no es una crónica de todo lo que pasa en tu vida.

Mi diario no empezó como un diario. Originalmente era una libreta de viajes para que yo me pudiera organizar mejor, pero durante el primer viaje comencé a escribir notas sobre lo que veía y lo que leía. A los pocos días, le añadí pensamientos de cuando leía mi Biblia y poco a poco mi libreta de viajes se fue llenando de citas, artículos, recordatorios, notas, letras de canciones y otras anécdotas.

Me di cuenta entonces de que un diario no necesita ser una crónica detallada de todo lo que pasa todos los días. Es simplemente un lugar en el cual yo puedo depositar cualquier pensamiento que haya tenido durante el día, donde puedo explorarlos un poco más y desarrollarlos hasta convertirlos en ideas más concretas. Creo que lo hubiera entendido antes si hubiera leído lo que Joan Didion dijo acerca de su libreta:

“The point of my keeping a notebook has never been, nor is it now, to have an accurate factual record of what I have been doing or thinking.”

Un diario debe ser completamente privado y personal.

El punto de tener un diario es que yo me pueda expresar con la absoluta certeza de que nadie más lo va a leer. No porque yo tenga oscuros secretos que ocultar de los que me rodean, sino porque necesito la libertad que mi privacidad representa.

En su diario, A World of My Own: A Dream Diary (Un mundo propio: Diario de sueños), Graham Greene escribió:

“It can be a comfort sometimes to know that there is a world which is purely one’s own – the experience in that world, of travel, danger, happiness, is shared with no one else.”

Un diario debería hacerme más consciente de mí misma y de lo que me rodea.

Aquí es donde empieza la mejor parte de tener un diario, en la consciencia. Desde que comencé a escribir, comencé a poner más atención. Cuando pienso o siento algo y considero que debo escribirlo, el simple hecho de escribirlo me lleva a explorarlo un poco más. Necesito explicar por qué le estoy poniendo atención y por qué es importante que lo escriba. Esto me ha hecho comenzar a reflexionar sobre las cosas desde antes de considerar escribirlas. Veo a la gente y me pregunto por qué se comportan como lo hacen, veo mis sentimientos y procuro localizar su origen, veo mis intereses y evalúo por qué es que me interesan.

“It was while writing a Diary that I discovered how to capture the living moments.”

Anaïs Nin

Para Søren Kierkegaard, el no sentarnos a contemplar nuestras vidas en silencio, nos puede llevar a perdernos a nosotros mismos y a absorber completamente las ideas de otros.

Un diario es un lugar para ser creativo.

De acuerdo, esta idea no es mía. Esta idea ha sido desarrollada por un sinnúmero de escritores y pensadores, pero mi favorita siempre va a ser la de Virginia Woolf, quien usaba su diario para poner sus pensamientos, dolores y reflexiones, así como para experimentar con nuevas formas de escribir. Woolf usaba su diario como una plataforma para contenido y estilo.

“I confess that the rough and random style of it, often so ungrammatical, and crying for a word altered, afflicted me somewhat. I am trying to tell whichever self it is that reads this hereafter that I can write very much better; and take no time over this; and forbid her to let the eye of man behold it. […] But what is more to the point is my belief that the habit of writing thus for my own eye only is good practice. It loosens the ligaments. Never mind the misses and the stumbles.”

Virginia Woolf, A Writer’s Diary

Virginia, inspiradora como siempre, tiene un punto. Debo decir que sí considero que mi forma de escribir ha mejorado desde que empecé a escribir en mi diario. Un escritor, como un pianista, un futbolista, un arquitecto, o cualquier otra persona, necesita practicar para mejorar. ¿Puedo decir que soy una escritora talentosa después de un año de pruebas y errores con el diario? No realmente, pero por supuesto seguiré practicando. Un diario es un espacio para ser creativo. Aun cuando no te consideras escritor, lo mejor de un diario es que puedes almacenar lo que sea que te guste. Puedes garabatear pequeños monstruos, puedes trazar aviones, puedes hacer matemáticas, un diario te da el espacio extra para practicar y ser creativo.

2017: El año del pensamiento disciplinado

¡Feliz año nuevo, queridos y desocupados lectores!

Nunca he sido de esas personas que hacen propósitos de año nuevo. A decir verdad, odio hacerlos. El querer empezar a (o dejar de) hacer algo simplemente porque hay un número diferente en la fecha mostrada en el calendario, siempre me ha parecido un poco bobo. Tal vez es porque la escuela nunca empezaba en enero, sino en agosto; tal vez es porque yo nací en junio. Mi vida no empezó un primero de enero y no creo que termine un 31 de diciembre. Entonces, ¿por qué basaría mis hábitos, metas y aspiraciones en algo tan arbitrario como el calendario?

Pero el mes pasado, gracias a un grupo de escritoras en el que participo de cuando en cuando, leí un artículo llamado The Benefits of Choosing a Word of the Year (Los beneficios de escoger una palabra del año). El artículo habla de escoger una palabra para determinar cómo debería ser nuestro año. No una lista, no un bonche de propósitos, una sola palabra para impactar cada aspecto de nuestra vida. Mientras lo leía, no pude evitar pensar en la palabra disciplina.

Disciplina.

¡Qué cansado suena eso! A pesar de los mejores esfuerzos de mis papás, la disciplina es  algo con lo que he batallado toda mi vida. Siempre fui muy desordenada, no tendía mi cama, no hacía tareas, no regresaba las cosas a su lugar y nunca llegaba a tiempo a ningún lado. Y entonces me mudé a Alemania.

¡Y que si no les gusta la disciplina a los alemanes! Incluso los más relajados se sienten disciplinados cuando se les compara con aquello a lo que yo estaba acostumbrada. Durante mis cuatro años en Alemania, y después de haber fallado terriblemente un semestre completo, me vi forzada a cambiar mis hábitos de forma drástica. Me volví organizada, ordenada y bastante responsable.

“¿Por qué es importante la disciplina? La disciplina nos enseña a operar por principios más que por deseos. El decirle “no” a nuestros impulsos (incluso a aquellos que no son pecaminosos) nos pone en control de nuestros apetitos y nos depone de nuestras codicias, permitiendo así que la verdad, la virtud y la integridad rijan nuestras mentes.”

John F. MacArthur Jr.*, en lo que es probablemente el único caso en que hemos coincidido en algo. Traducción mía.

Sin embargo aquí estoy, tratando de encontrar ideas para ser productiva, para atenerme a mis reglas, para lograr mis metas. A pesar de los cambios que he vivido, al sentarme a revisar todo lo que había planeado para el 2016, me di cuenta de que no acabé mi lista de proyectos. Sí hice muchas de las cosas que me había propuesto, las importantes: terminé la universidad, me mudé de regreso a la Ciudad de México, perdí peso, mejoré mi relación con Dios, etc. Pero no puedo evitar pensar que hubiera podido hacer muchas cosas más, si hubiera sido más disciplinada.

Este es el año de la disciplina. Hay un artículo muy breve escrito por Sarah Dobson, en el que habla de cómo la consistencia y la rendición de cuentas son necesarias para poder ser productivos: The Biggest Lesson I Learned this Year. Tras haberlo leído, me di cuenta de que para ser disciplinada, también necesito rendirle cuentas a alguien además de mí misma. En parte, este artículo es para eso. Al contarles a ustedes, queridos lectores, algunos de mis proyectos, los estoy convirtiendo en mis “accountability buddies“, es decir, con ustedes debo rendir cuentas a finales de año.

He aquí algunos de mis planes:

Levantarme temprano | Escribir regularmente en el blog y en mis proyectos privados | Aplicar para una maestría | Leer 25 libros | Leer la Biblia todos los días | Practicar un instrumento | Participar en los cuatro cursos de mi lista de cosas por aprender | Despejar mi vida (deshacerme de lo que no necesito) | Estar más despierta a aquello que me rodea | Comer sanamente | Mantener el contacto con mis amigos | Abrirme a conocer gente nueva | Orar más | Dejar de perder el tiempo en cosas poco importantes | Proseguir hacia la meta

Yo sé que la mayoría de estas frases suenan como propósitos de año nuevo, pero les prometo que no lo son. Más bien son reafirmaciones de planes que ya había empezado y que quiero llevar a cabo. Durante el año les iré contando cómo voy.

¿Ustedes qué tal? ¿Qué palabra les gustaría que describiera su año? ¿Qué planes tienen?

¡Feliz viernes!

Paola.

Decisiones y hojas cambiantes

Esta es la historia de cómo tomé una decisión que se encargó de echar abajo todo lo que venía planeando desde hace seis meses.

Las primeras dos semanas de julio fueron un tiempo lleno de estrés, mal humor constante y ansiedad innecesaria. Estaba frustrada, desmotivada y no entendía por qué. Faltaban dos semanas para acabar las clases, estaba lista para aplicar para una buena maestría en Berlín, el cual era un paso lógico en mi carrera, y probablemente sí iba a entrar. La frustración no tenía razón de ser, ¿cierto?

Sucede que a veces uno corre con mucha prisa a lugares a los que realmente no quiere ir.

Me di cuenta de que realmente no sabía para qué me iba a esa maestría y a esa ciudad, de todas formas no sabía qué iba a hacer con eso una vez que terminara, pero era demasiado tarde: ya le había dicho a todos mis planes y no me iba a echar para atrás.

Sucede que a veces uno tiene que detenerse, respirar profundo y recalcular la ruta, sin importar quiénes estén mirando.

Sucede que a veces uno necesita a su mamá para que le recuerde eso.

Entonces eso hice: me detuve, respiré profundo, examiné qué era realmente lo que quería y cambié la ruta. El nuevo destino: México.

“Un ser que cambia es un ser que vive.”

Virginia Woolf

El otro día estaba sentada en una de las mesas de afuera del café de la estación del tren, muy entretenida con el libro que estaba leyendo. Eran ya las últimas horas del sol, así que cuando la iluminación de la plaza cambió, me vi obligada a detener mi lectura y mirar a mi alrededor.

Con la excepción de una o dos personas que iban tarde, la gente caminaba sin prisa por el lugar, platicando con algún acompañante o tomando un helado, disfrutando de la tarde. En ese momento pensé que voy a extrañar esas pequeñas pausas cuando me vaya, pero luego pensé que sentarme en la estación a observar desconocidos no es algo que yo acostumbro a hacer, así que probablemente no lo extrañe tanto. Es interesante como, cuando estamos a punto de terminar un ciclo, damos por hecho que nos van a hacer falta cosas que realmente nunca hacemos.

Este año regreso a casa con un título universitario bajo el brazo y con poca idea de lo que voy a hacer después, pero con muchas ganas de hacerlo. El siguiente paso siempre debe ser el correcto, pero el correcto no necesariamente es el que parece lógico.

“Lo que tengo es todo lo opuesto a un plan, sea lo que sea.”

Jonathan Tropper, Ahí os quedáis

Alemania ha sido mi hogar desde hace cuatro años, aquí me he podido desenvolver libremente, he encontrado intereses nuevos, he descubierto aspectos de mi personalidad que no conocía y he cambiado como persona.

A veces pienso en el estado de espera en el que estoy, ese limbo que se encuentra entre planear algo y realizarlo, y me agarran las prisas. Desde que decidí regresar a México, vivo con una sensación parecida a aquello que está entre la emoción y la urgencia. No significa que no esté disfrutando mis últimos meses aquí, por el contrario, pero sí estoy emocionada por regresar, especialmente porque estoy a la expectativa de cómo me desenvuelvo en México, siendo que no soy la misma que se fue.

“Que todas las vidas que vivamos, que todas las vidas que haya, llenas estén de árboles y de hojas cambiantes.”

Virginia Woolf, Al faro

Ya veremos cómo se dan las cosas.

2015: The Notebook in My Pocket dice, ¡gracias!

¡Queridos lectores, se acabó el año!

Quiero agradecerles por haberme acompañado durante todos estos meses. Gracias por regresar siempre a pesar de mis olvidos y fotos chuecas, gracias por haber comentado y compartido los posts, y gracias por haber leído, comido y viajado conmigo.

He aquí un resumen de lo que pasó en el año: las entradas más populares, los libros que más disfruté y lo que aprendí en general.

Las entradas más leídas

Las tres entradas más leídas son una reseña, una ruta literaria y una reflexión acerca de la literatura, lo cual me dice que variar los temas del blog pero nunca alejarse demasiado de los libros resultó ser una buena idea.

  1. Todo lo que no te conté, de Celeste Ng
  2. La ruta Cortázar
  3. Disgusto literario: Por qué no estoy de acuerdo con “Life and Death: Twilight Reimagined”

Leí 20 libros

Para ver una página más completa de todos y cada uno de ellos, con estadísticas de otros lectores y el promedio de páginas, favor de dirigirse a este link: Goodreads: Your Year in Books He aquí los cinco que más me gustaron:

  1. El Hobbit, de J.R.R. Tolkien
  2. Todo lo que no te conté, de Celeste Ng
  3. It (Eso), de Stephen King
  4. El Sabueso de los Baskerville, de Sir Arthur Conan Doyle
  5. La señora Dalloway, de Virginia Woolf

En el 2015 pude trabajar en áreas que había ignorado durante algún tiempo.

La parte más difícil de tener un problema no es admitirlo, sino resolverlo. Dejar viejos hábitos puede ser complicado, pero este año Dios me ayudó a entender ciertas cosas de mí misma que cambiaron la forma en la que veo la vida. Cuando digo entender, me refiero a que ya las conocía, pero no las estaba experimentando. He aquí una lista de lo que aprendí este año:

1. Siempre habrá gente más inteligente o atractiva o con mejores logros académicos que yo, pero eso no me hace inferior a nadie, me hace diferente.

A pesar del amor y apoyo incondicional de mis papás y de sus mejores esfuerzos, el miedo a no ser lo suficientemente buena se introdujo a mi vida hace un par de años. Pensamientos como “esa persona es mucho más inteligente que yo y me da miedo sonar estúpida si digo algo” se asentaron en mi mente y provocaron que yo desarrollara el miedo a hablar en público, aunque yo nunca había tenido ese problema antes.

En mi experiencia, ese tipo de pensamientos llega cuando uno se sale de su zona de confort y se da cuenta de que no está tan bien equipado para la situación nueva como pensaba. Es natural dudar de ciertos aspectos de uno mismo cuando se vive un cambio grande, pero en lugar de capacitarme mejor para ya no tener dudas, dejé que se quedaran. Dos problemas surgieron gracias a eso:

Dejé de hacer ciertas cosas por miedo a cometer errores “estúpidos” y comencé a dudar de prácticamente todas mis capacidades y talentos.

Este año aprendí que el miedo no previene desastres, los provoca. La gente que no le tiene miedo a cometer errores es la gente que realmente llega a la meta. Aprendí que, el que no sepa tanto como otros y el que no entienda ciertas cosas tan rápido, no significa que no lo pueda hacer.

Ni soy como mi vecino, ni tengo por qué serlo. Dios me dio ideas, talentos, gustos y actitudes totalmente diferentes a los de otras personas y mi trabajo es explorarlas, desarrollarlas y aprovecharlas al máximo.

2. Para poder desarrollarme como persona, probablemente necesite pedir ayuda de cuando en cuando y eso está bien.

Cuando tenía 16, pasé un año en un internado. Un día estaba sentada con un compañero discutiendo sobre alguna película, cuando de pronto entró una amiga mía para preguntarle si le ayudaba con su tarea de matemáticas. Él accedió a hacerlo, pero tan pronto se fue mi amiga, él se volteó hacia mí y me dijo algo que se quedó dando vueltas en mi mente: Odio la dependencia. Este cuate odiaba depender de otras personas y odiaba que otros dependieran de él para lograr algo. Ese día me prometí a mí misma nunca depender de otro ser humano para lograr algo, después de todo, soy una mujer fuerte e independiente que no necesita de ningún hombre (o mujer) para hacer algo.

Craso error.

Tengo ideas, talentos y opiniones, pero eso no significa que no tenga que pedir ayuda cuando no sé cómo proceder. Pedir ayuda no nos hace dependientes, nos hace inteligentes. Así es como conocemos otras perspectivas, así es como vemos cómo funcionan las mentes de otros y así es como aprendemos cosas nuevas.

Este año aprendí a pedir ayuda.

3. “La disciplina, tarde o temprano, vencerá a la inteligencia.” – Perla de sabiduría japonesa.

De nada sirve tener inteligencia, opiniones e ideas, si no tengo la disciplina para hacer algo con ellas. Una idea no es suficiente si no tienes un plan para llevarla a cabo, un plan no es suficiente si no tienes la disciplina para seguirlo.

La vida es un proceso. Nada viene mágicamente, nada se aprende de un día para otro (por lo menos nada que realmente valga la pena). El proceso de ser disciplinada ha sido largo, aunque no tan difícil como me lo esperaba.

Este año aprendí a establecer rutinas simples para mantenerme organizada, aprendí a establecer metas y a ordenar mis prioridades. Este proceso está lejos de terminar, pero cada paso que doy me acerca a donde debo estar.

4. Hacer listas es divertido.

Ya en serio, este año aprendí algo que nunca me hubiera esperado: aprendí a disfrutar todo, incluyendo aquello que antes consideraba aburrido o que no me gustaba. Cosas como leer textos áridos y excesivamente complejos (aun cuando no entiendo cada detalle), hacer tareas tediosas, hacer matemáticas o sentarme en clases de tres horas con maestros fastidiosos.

Aprendí que todo tiene un propósito, aun cuando no sé cuál es. Bueno o malo, triste o feliz, aburrido o divertido, todo es parte de la vida y merece ser disfrutado.


Una vez más, gracias por todo. Disfruten estas fiestas y nos vemos en unos días para comentar de lo que viene en el 2016, que incluye metas, planes, viajes y, por supuesto, muchos libros.

Paola.