He estado leyendo sobre feminismo

Recientemente me he dedicado a buscar más libros que están relacionados de una u otra forma con el tema del feminismo. Principalmente para aprender qué hay, de qué se está hablando y qué se viene discutiendo desde hace ya muchos años. Hay distintas ramas del feminismo y no todas las personas que nos llamamos feministas estamos de acuerdo en más de un punto. Este tema no es nuevo y hay muchas opiniones y muchas luchas por delante, pero a veces una se siente ligeramente confundida, especialmente cuando quiere leer más y no sabe por dónde empezar o por dónde seguir.

Ahí es donde entra este post. En un formato parecido al que usaba cuando apenas comenzaba este blog, he decidido hacer una lista de algunos libros recientes que he leído relacionados con el feminismo. La idea es que sirva para ponernos al corriente sobre las cosas que he leído recientemente, pero también que funcione como una guía ligera de recomendaciones para quienes quisieran empezar a leer más sobre el tema o simplemente están buscando algo diferente. Eso sí: esta no es una guía definitiva. para algo parecido vayan a asomarse a páginas como la de La Langosta Literaria, que descubrí hace poco y me ha sido bastante útil, al menos para agregar títulos a la interminable lista de libros por leer.

Los títulos aquí recopilados son más bien de libros que se me han atravesado en el camino. Algunos están pensados como literatura feminista, otros son estudios científicos, otros son memorias y, al menos en uno de los casos, creo que lo más feminista es el título. Traté de darles un orden de ligero y/o corto a largo y/o pesado. No siempre funciona, dadas las diferencias de género entre uno y otro, pero de algunos he escrito en el pasado, así que ahí está el link para que puedan leer lo que pensé en su momento.

Sin más que decir, aquí están mis libros recientes sobre feminismo.

Todos Deberíamos Ser Feministas, de Chimamanda Ngozi Adichie

Este breve ensayo de la autora nigeriana, Chimamanda Ngozi Adichie, es una adaptación de la TED Talk que dio en el 2012. El ensayo incluye anécdotas personales de la autora y de su vida en Nigeria, como la primera vez que escuchó a alguien decir “suenas como una feminista”, pero también incluye análisis de la masculinidad, de la feminidad, de los estereotipos y de lo que significa ser feminista. Adichie tiene un estilo ligero, claro y muy ameno. En las palabras de Rupert Hawksley para The Telegraph, «este podría ser el libro más importante que leas este año.»

Jesus Feminist, de Sarah Bessey

Escrito por la autora estadounidense Sarah Bessey, Jesus Feminist es menos un libro feminista y más bien un libro de memorias de una mujer que nació y creció en una iglesia donde, según ella cuenta, los hombres y las mujeres eran tratados con equidad y respeto, y no fue sino hasta que llegó al sur de los Estados Unidos que descubrió que este no era el caso dentro de todas las iglesias evangélicas. La siguiente parte del libro es su argumento sobre por qué la equidad de género es algo bueno y sobre cómo las mujeres siempre han hecho cosas buenas y Dios nos ama por igual. Y la tercera parte del libro la dedica a discutir algunos de los versículos que han sido utilizados por ciertos grupos para cerrarle la puerta a las mujeres dentro de las iglesias.

Sin embargo, la razón por la cual digo que este no es un libro particularmente feminista es que la autora se llama a sí misma feminista (y se autodenomina Jesus Feminist) pero en realidad nunca se detiene a explicar lo que el feminismo es para ella o como lo ha reconciliado con lo que ha aprendido y vivido en las iglesias evangélicas sureñas. Alguien más sugirió que este libro debería haberse llamado algo así como La Hija de Abba, ya que para ella es muy importante reconocer a Dios como padre (Abba es el nombre que se le da a Dios Padre en arameo) de todos y todas. En general es un libro recomendado para las amistades evangélicas que todavía tienen problemas con la palabra feminista, no para las amistades que ya se consideran feministas.

Confesiones de Una Mala Feminista, de Roxane Gay

Este libro tiene su propia entrada en el blog. En resumen, es una lectura a veces ligera y siempre personal recomendada para todas las feministas. Es al mismo tiempo un libro de memorias (mi género favorito) y una serie de comentarios de cultura popular. En ocasiones era muy claro que yo no coincido con el público objetivo de este libro (es muy estadounidense), pero es una lectura que vale la pena. Gay es amena, directa y escribe las cosas de tal forma que parece que estamos sentadas en un café.

Un Cuarto Propio, de Virginia Woolf

De este ensayo largo, basado en una serie de lecturas que Virginia Woolf dio en las universidades de Newham y Girton, ya hay una entrada en el blog. Basta decir que para Woolf, la mujer necesita dos cosas para poder entrar a la esfera pública que le ha sido negada durante tantos siglos: dinero y un cuarto propio. El estilo es totalmente Virginia. Virginia, Virginia, mi amor. Es profundo y bien pensado, muy de su época pero muy moderno. Siempre me gusta leerla y este libro no fue la excepción.

La Mujer Invisible, de Caroline Criado-Pérez

De este libro ya he hablado varias veces. Escribí de él en el newsletter mensual que envié en marzo, pero por si se lo perdieron, el libro habla de lo que llamamos brecha de datos de género. Es decir, que el mundo ha sido, muchas veces de manera inconsciente, estudiado por hombres y para hombres, por lo que casi todo lo que tenemos y conocemos hoy en día ha sido diseñado a su medida. Desde cosas elementales como el tamaño de un teléfono celular, hasta cosas importantes como los dummies de simulación de choques, o incluso el diseño de los sistemas de transporte público. Un libro lleno de minuciosos estudios y datos recopilados durante años, es una lectura indispensable para todas las personas que quieren estar informadas sobre cómo está construido el mundo que nos rodea.

Cuestión de Sexos, de Cordelia Fine

Siguiendo con los libros de investigación mencionados en el newsletter de marzo de este año, Cordelia Fine se embarca en un viaje de descubrimientos, nadando en el vasto océano de estudios e investigaciones de los campos de psicología y neurociencia, y nos lleva con ella en su búsqueda por la verdad detrás de los mitos sobre “el cerebro femenino y el cerebro masculino”. Son muchos estudios y más datos, por lo que a veces se siente pesado, pero la conclusión es irrefutable: desde el momento en que nacemos, estamos constantemente bajo la influencia de las generalizaciones y suposiciones culturales sobre el género.

Calibán y la Bruja, de Silvia Federici

Calibán y la Bruja es uno de esos libros que necesito leer dos o tres veces para acabar de digerirlo. Federici, motivada por los movimientos feministas estadounidenses de la década de los 70, decidió investigar más sobre el origen de la opresión de las mujeres y encontró dos corrientes principales que hablaban al respecto: el feminismo radical y el feminismo socialista. Sin embargo, ninguno logró satisfacer a Federici. Así nació Calibán y la Bruja, donde busca analizar la transición del feudalismo al capitalismo desde la perspectiva de la mujer: ¿cómo afectó la transición al capitalismo a las mujeres? ¿qué sucedió con el trabajo doméstico no remunerado? ¿qué hizo la domesticación del cuerpo? y, sobre todo, ¿por qué la caza de brujas fue clave para establecer el sistema capitalista?

El Segundo Sexo, de Simone de Beauvoir

Esta obra de Simone de Beauvoir es una de las lecturas indispensables de los movimientos feministas que tenemos hoy en día. Beauvoir analiza la identidad de las mujer desde distintas perspectivas: histórica, psicológica, sociológica, biológica y antropológica. Habla de la reproducción, de la situación de vida, de las libertades y las limitaciones de las mujeres y explora lo que es realmente ser mujer. De ahí viene la frase ya conocida, «No se nace mujer: una llega a serlo», ya que su conclusión es que nuestra idea de lo que es (o debe ser) una mujer ha sido construido durante siglos por la sociedad misma.

Este libro lo estoy escuchando en Audible y todavía me falta un rato para terminarlo. Una de las razones por las que no estoy avanzando tan rápido con él, es que seguido necesito pausarlo para reflexionar sobre lo que acabo de escuchar y tomar algunas notas. Simone demanda atención.

Confesiones De Una Mala Feminista: Cuando te gusta más la autora que el libro

Confesiones de Una Mala Feminista es una colección de ensayos escritos por la autora y profesora universitaria, Roxane Gay. El título original es Bad Feminist, pero, para mi sorpresa (y la de muchas otras personas que lo compraron) el libro en realidad habla relativamente poco del feminismo y de la lucha feminista. Confesiones De Una Mala Feminista es un poco de todo: ensayos sobre la sociedad, el racismo y la discriminación, libro de memorias y algo parecido a una selección de posts de blog.

La introducción presenta su idea del feminismo y habla de por qué decidió llamar al libro Confesiones De Una Mala Feminista, o, en inglés, simplemente Bad Feminist, pero los ensayos varían y los temas van desde cosas como las películas de Tyler Perry, Crepúsculo y Los Juegos del Hambre, hasta historias personales y aterradoras, de esas que nos recuerdan crudamente la realidad del mundo en el que vivimos, especialmente como mujeres.

Algunos capítulos se leen como conversaciones con la autora. Probablemente esos fueron los que más disfruté. A veces hablaba de cosas ligeras, como su afición al Scrabble competitivo y de su némesis en las competencias. Esas experiencias me hicieron reír y recordar los años en los que todo el tiempo quería jugar Scrabble. Pero otras veces hablaba de cosas pesadas y profundamente dolorosas, cosas que me entristecieron, me hicieron enojar, me incomodaron y sobre todo, me hicieron pensar en la vida y en cómo la vivimos, en lo que aceptamos y las cosas a las que estamos resignadas.

Sin embargo, siento que esos capítulos profundos se perdieron un poco entre las páginas donde el texto parecía un post de blog sobre alguna serie o una película. No que eso sea malo, si a alguien le gusta hablar de series y de películas en posts de blog, es a mí. (He escrito de Star Wars, de Juliet, Naked y de Inesperado, entre otras.) Pero es ahí donde pienso que, tal vez, hubiera sido mejor que se quedaran como posts de blog. Cuando veo un post de una película o serie que me interesa, lo leo. Si es de un programa que no conozco, en general me lo salto. Sus comentarios sobre la serie Girlfriends o las películas de Lifetime Movie Network son el tipo de post de blog que tal vez leería de manera superficial y rápida, como un vuelo de pájaro. Los temas son importantes, pues habla de la representación en las series como Girls, la serie de HBO de Lena Dunham o del rol que juegan las mujeres en las producciones de Tyler Perry. Pero yo tengo dos problemas: no me interesa ver nada que haga Lena Dunham y nunca he visto una película de Tyler Perry. Si Confesiones De Una Mala Feminista fuera un blog, lo seguiría en todas las redes sociales, pero probablemente me brincaría esos posts simplemente porque no conozco esos programas.

Otro ejemplo son sus comentarios sobre películas como Crepúsculo y Los Juegos del Hambre, los cuales, tal vez estaban frescos en el 2013, cuando salió el libro de Gay, pero hoy en día no tienen nada que no hayamos escuchado o leído ya en los más de diez años que tienen ambas sagas en el mercado. Las críticas y las alabanzas son las mismas de aquel entonces y, si vamos a retomar los libros, tal vez deberíamos abordarlos desde puntos de vista distintos.

Roxane Gay es una mujer inteligente y destacada, siempre tiene un punto o algo interesante que comentar, y en general, me gusta saber sus opiniones. Supongo que es por eso que, cuando pienso en este libro, pienso que me gustó bastante (tanto así, que lo puse en mi lista de libros favoritos del 2019), pero la realidad es que no lo disfruté tanto como hubiera querido. Tal vez porque yo no soy parte del grupo al que está dirigido, tal vez porque el título me hizo pensar que sería un poco diferente. Sin embargo, es una lectura que me dio mucho en qué pensar y me enseñó cosas nuevas.

Definitivamente recomiendo a Roxane Gay y sus tan atinados comentarios sobre el movimiento feminista:

¿Cómo conciliar las imperfecciones del feminismo con todo el bien que puede hacer? En verdad, el feminismo tiene sus fallas porque es un movimiento impulsado por personas y las personas son intrínsecamente imperfectas. Sea por la razón que sea, lo juzgamos con una vara de medir poco razonable, que le exige ser todo lo que queremos y tomar siempre la mejor decisión. Cuando el feminismo no cumple nuestras expectativas, sacamos la conclusión de que el problema es del feminismo en sí y no de las personas imperfectas que actúan en su nombre.

Michelle Obama’s “Becoming” and The Big Question

Last year, I bought Michelle Obama’s autobiographical book, Becoming. It was a bit long but it was rather good and pretty interesting. She talks about her life, her early childhood in Chicago (the south side, as she proudly says), how she was placed in a group for particularly talented students, how she went to college at Princeton and later to Harvard Law School, and how, after so many years of academic excellence and success after success, she came to a realization: 1) Her need to be the best had been rather aimless, and 2) she was still asking herself the same question over and over: Am I good enough?

And these two key aspects of her life are what stayed with me the most. She went down a path that many people can only dream of: she was smart, motivated, had high marks at school, got into the best schools and programs, and got a high-paying job at a law firm in her twenties, and after achieving all of this, she realized that she did not feel like she was living a fulfilling life. It was a successful life, but not a fulfilling one.

It is interesting to see that this rather straightforward but ultimately disappointing path to success was guided by her constant need to prove to herself and to the world that she was good enough.

Am I good enough?

This question has followed Michelle Obama since her early childhood. It made her insecure, but it pushed her to be the best she could be, and then it kept haunting her.

Becoming resonated with me because that four-word question is the same one I ask myself at least every week. It’s the same one a lot of us ask ourselves.

Am I good enough?

I asked myself that question when I applied for my bachelor’s program and then my master’s program. I have asked myself that question every time I apply for a job, every time I start a new project, every time I write an article, a university paper, a blog post, or a script for a video. It is always with me.

I have found that the only way to go, is to move forward. There is no way I can say “no” to that question because then I’d never get anything done. For Michelle, the only answer was also to push forward with all the energy and intensity that she had until she crashed into a wall. But then, she started looking for other projects, projects that were meaningful and that helped her have a fulfilling life.

This book helped me remember that, no matter what I do, I want my life to be meaningful, to be fulfilling. I don’t want to be successful just for the sake of it.

I can’t say, however, that I loved this book. It is well written and it is very interesting to read about her life and her adventures, first as a single woman and then with Barack Obama, who is undoubtedly an interesting person, even if I disagree with many of his policies. But there were some elements of this book that simply didn’t click with me. For starters, it is decidedly U.S.-American, which is totally fine and expected (she is the former First Lady of the United States, after all), but I’m not American. I’m not into all that patriotism and American exceptionalism. I expected those elements, of course, but I never enjoy them, and this book was no different.

But the honesty with which she talks about her life, her flaws, her ambitions and insecurities, as well as the warmth of her storytelling made it worthwhile. It made me connect with her. She and I have virtually nothing in common, but I found myself in those pages, feeling those insecurities, asking myself that same question, the big question, am I good enough?

I sure hope yes.

Happy Easter.

Review: On Writing – A Memoir of the Craft

On Writing: A Memoir of the Craft, by Stephen King

Over 17 years ago, Stephen King was encouraged to write a book about writing. A book for those who aspire to be writers, and for those who enjoy writing his stories and want to know more about them. On Writing, however, is not the classic how-to-write-a-novel-book that we so often find in book stores. This is a book that consists mainly of three parts: memoirs of Stephen, rules and advice about writing, and a list of books that all aspiring writers should read. In the epilogue, Stephen talks about a horrendous accident that almost took his life and tells how writing helped him move on.

On the writer

I love memoirs and autobiographical texts. I love them because each author has his or her own way of writing about life, everyone sees the world in a different way, everyone has something different to share.

Stephen is clear and honest when it comes to sharing his experiences. He opens the book questioning his own ability to write such a book and admits that it is not easy to write about writing without falling into falsehoods, unnecessary reflections and exaggeration.

“This is a short book because most books about writing are filled with bullshit. Fiction writers, present company included, don’t understand very much about what they do – not why it works when it’s good, not why it doesn’t when it’s bad. I figured the shorter the book, the less the bullshit.”

What I loved the most about this book is that Stephen talks freely about both his good and his bad experiences. He doesn’t hold back when talking about his struggle with alcoholism and drug addiction, and he recognizes how they affected his life and his work. Spoilers: it was the worst time of his life. Stephen talks about how and when he wrote some of his most popular books, and he describes the circumstances that surrounded him while he wrote them.

On writing

The second part of the book is a series of rules and guidelines for those of us who want to be writers. These are the rules that he follows, and they go from basic stylistic choices such as never using the passive voice and avoiding adverbs at all costs, to knowing why and whom you write for.

Despite being the section that we would normally call “technical”, this part is as personal as the first one, since all his tips are grounded in his own experience.

“You can approach the act of writing with nervousness, excitement, hopefulness, or even despair – the sense that you can never completely put on the page what’s in your mind and heart. You can come to the act with your fists clenched and your eyes narrowed, ready to kick ass and take down names. You can come to it because you want a girl to marry you or because you want to change the world. Come to it any way but lightly. Let me say it again: you must not come lightly to the blank page.

On reading

The third part has two lists with all the books that Stephen says one ought to read if one is to be a good writer. The original list, published in 2000, has 96 titles; the 2010 revised version has 86. Some of the books vary from one list to another, which is why it is worth it to take a look at both of them.

For those who, like me, enjoy Stephen King’s stories in general, whether they’re films, books or series, it is a joy to get to know him through the pages of these memoirs. The only bad reviews that this book had, were those of people who expected a manual on writing a novel. This book is not that. This book is like a chat with a friend who’s telling you his perspective on writing.

  My edition:  Paperback, 10th-anniversary edition, published by Simon and Schuster.
My edition: Paperback, 10th-anniversary edition, published by Simon and Schuster.

As you know, Mexico is living a time of crisis and it needs all the help it can get. Over 200 people died and dozens of buildings fell down completely. In the cities, people are working together, helping each other out, organizing donations in collection centres, transporting food and medicine, and making plans for the future. For those of us who don’t live in Mexico there are other ways to help out:

Thank you for support!

Reseña: Mientras Escribo

Como ya saben, México está viviendo tiempos de crisis y necesita toda la ayuda posible. Más de 200 personas murieron y decenas de edificios se derrumbaron completamente. En la ciudad están trabajando todos unidos, ayudando en centros de acopio, sacando gente que quedó atrapada bajo los edificios que se cayeron, transportando víveres, herramientas y medicinas, etc. Los que no vivimos en México y no podemos ir para allá a ayudar podemos apoyar de otras formas, además de con oraciones, pensamientos y palabras de aliento:

Gracias a todos por su apoyo.

Mientras escribo, de Stephen King

Hace poco más de 17 años, a Stephen King lo animaron a escribir un libro acerca de escribir, un libro para quienes aspiran a ser escritores y para quienes disfrutan las historias de King y quieren ver más allá del resultado final. Mientras escribo, sin embargo, no es uno de esos tantos libros escritos como manuales llenos de pasos que el joven escritor debe seguir al pie de la letra si es que quiere llegar a tener cierto éxito. Está dividido en tres: 1) memorias de Stephen, 2) consejos y reglas para escribir, y 3) una lista de libros que todos los que aspiran a ser escritores deben leer. Cierra con una postdata en la que habla de cómo su necesidad de escribir lo ayudó a recuperarse de un accidente que casi termina con su vida.

Del escritor

Si hay algo que disfruto leer, son los textos autobiográficos y las memorias. Cada autor tiene su propia forma de escribir y de contar su vida y cada quien ve el mundo desde un punto diferente.

Stephen es claro y honesto a la hora de compartir sus experiencias. Abre cuestionando su propia habilidad para escribir un libro de este tipo y admite que no es fácil escribir sobre escribir sin caer en la falsedad, en las reflexiones innecesarias y en la exageración.

“He escrito un libro corto porque a la mayoría de los libros sobre la escritura les sobra paja y tonterías. Los narradores no tenemos una idea muy clara de lo que hablamos. Cuando es bueno no suelen saber por qué y cuando es malo, tampoco.”

Lo que más me gustó es que Stephen habla de sus experiencias tanto buenas como malas. No trata de ocultar su lucha con el alcohol y las drogas ni cómo afectaron su vida personal y su trabajo. Un adelanto: fue la peor época de su vida. Esta sección también nos permite ver sus obras a través de sus ojos. Habla de cuándo y cómo escribió algunos de sus libros más populares y de las circunstancias que lo rodeaban mientras lo hizo.

De escribir

La segunda parte del libro es una serie de reglas y consejos para todos los que queremos ser escritores. Son las reglas que él sigue, como no escribir con voz pasiva, evitar los adverbios, y saber bien por qué y para quién escribes.

A pesar de ser la sección que para fines prácticos llamaríamos “técnica”, esta parte es tan personal como la primera. Todos sus consejos tienen una experiencia de fondo y tienen un por qué.

“A la página en blanco no se llega ligero. Puedes venir con nerviosismo, emoción, esperanza, o incluso con desesperación, con la sensación de que nunca se podrá poner en la página lo que está en la mente y el corazón. Puedes venir con los puños apretados y los ojos entrecerrados, listo para patear traseros y destruir nombres. Puedes venir a ella porque quieres que una chica se case contigo o porque quieres cambiar el mundo. Ven a la página en blanco de cualquier manera, pero nunca a la ligera.”

De leer

La tercera parte contiene dos listas con todos los libros que Stephen considera que uno debe leer, si espera llegar a ser un buen escritor. En el 2000, la lista original era de 96 libros. La versión revisada del 2010 tiene 82. Algunos títulos claramente cambian, por lo que vale la pena ver ambas listas. Después de todo, son recomendaciones con más de diez años de diferencia y con diez años extra de experiencia.

  Mi edición:  Tapa blanda, edición del 10º aniversario, publicada por Simon and Schuster.
Mi edición: Tapa blanda, edición del 10º aniversario, publicada por Simon and Schuster.

Para aquellos que, como yo, disfrutan de las historias de Stephen King sin importar el medio, ya sea libro, serie o película, poder conocerlo más a través de estas memorias/reglas fue todo un gusto. Las pocas reseñas negativas que tuvo este libro fueron porque no es el manual sobre cómo escribir una novela. Este libro es más bien como una plática con un amigo que te cuenta de lo que ha pasado en su vida mientras escribe.

Reseña: Wishful Drinking

La mayoría de nosotros sabe quién es Carrie Fisher.

Probablemente la conocimos de la misma forma: cuando apareció frente a un pequeño droide y dijo las palabras: Ayúdame, Obi-Wan Kenobi. Eres mi única esperanza. Yo crecí viendo a Carrie Fisher, pues he amado Star Wars y he sido fan de la Princesa Leia desde muy pequeña. Sabía que Carrie Fisher también era autora, pero nunca le presté mucha atención a su trabajo escrito hasta que publicó El diario de la princesa. Estaba por adquirirlo cuando se me atravesó Wishful Drinking.

Habiéndolo ya leído, me doy cuenta de que Carrie Fisher era mucho más que una actriz y siento haber descubierto su otro gran talento después de su muerte. No me refiero a su comedia o a su escribir. Me refiero a su franqueza y a la forma en la que hablaba de sus problemas. Ser tan abiertos con nuestras debilidades requiere valor, pero el poder hablarlas de manera tan honesta y reírse al mismo tiempo es un talento que definitivamente no todos tenemos.

“Una de las cosas que me desconcierta (y hay muchas) es cómo pueden persistir tantos estigmas respecto a las enfermedades mentales, específicamente el desorden bipolar. En mi opinión, vivir con síndrome maníaco depresivo requiere una cantidad tremenda de bolas.*”

Wishful Drinking es un libro de memorias basado en el show de comedia de Carrie Fisher del mismo nombre. No es un relato linear de toda su vida. Es más bien un conjunto de episodios de aquí y allá, acompañados de sus pensamientos y experiencias, tanto buenas como malas. Desde su papel como la Princesa Leia y la extraña explicación de George Lucas de por qué una mujer no puede usar ropa interior en el espacio, sus matrimonios (incluyendo aquél en el que su esposo la dejó por otro hombre), hasta la vez que Carrie despertó en su cama junto a un cadáver, este libro está lleno de historias. Algunas tristes, algunas divertidas, algunas difíciles, algunas extrañas y algunas completamente ridículas.

Algunos críticos dijeron que el libro estaba bueno y simpático, pero demasiado simple. Alegaron que era muy parecido a su show, que estaba demasiado enfocado en el entretenimiento y que no era muy “profundo”. Querían saber cómo es que ella realmente se sentía, querían ver la realidad de su alcoholismo, de su drogadicción, de su depresión, de su título nobiliario espacial y de su vida como madre soltera. Si me preguntan a mí, el libro es perfecto como está. Fisher es honesta y está en paz con su historia. Cierto, ella no siempre comparte toda la profundidad de sus emociones, pero eso es algo que yo entiendo perfectamente. En efecto, este libro de memorias no se siente tan profundo y tan devastador como el de Joan Didion, pero me encantó porque es suyo. Carrie Fisher batalló con su drogadicción e hizo un show de comedia al respecto, así que no veo por qué este libro no debería tener párrafos tristes seguidos de líneas sarcásticas.

Este libro es rápido y fácil de leer. Tal vez no sea para todos porque tal vez no a todos les guste el humor de Carrie Fisher, pero esa siempre es la cosa con libros de humor. Sin embargo, si son fans de Carrie, probablemente les va a encantar.

Ojo: no hay edición en español, por lo que probablemente lo tengan que leer en su idioma original.

  Mi edición:  Paperback, publicado en el 2008 por Simon & Shuster.
Mi edición: Paperback, publicado en el 2008 por Simon & Shuster.

* Como no hay una edición en español de este libro, yo hice las traducciones. Las frases originales son:

  1. “One of the things that baffles me (and there are quite a few) is how there can be so much lingering stigma with regards to mental illness, specifically bipolar disorder. In my opinion, living with manic depression takes a tremendous amount of balls.”
  2. “I heard someone say once that many of us only seem able to find heaven by backing away from hell. And while the place that I’ve arrived at in my life may not precisely be everyone’s idea of heavenly, I could swear sometimes -if I’m quiet enough- I can hear the angels sing. Either that or I’ve screwed up my medication.”

Review: Wishful Drinking

Most of us know who Carrie Fisher is. We probably met her the same way: when she appeared before a small droid and spoke the famous words: Help me, Obi-Wan Kenobi. You’re my only hope.

Carrie Fisher was an actress I grew up watching. I have loved Star Wars and I have been a fan of Princess Leia for a very long time. I knew Carrie was also an author, but I never paid too much attention to her written work until she published The Princess Diarist. I was going to purchase it, but I chose Wishful Drinking instead.

Now that I have read it, I realize that she was so much more than an actress and I’m sad that I only discovered her other big talent only after her passing. I’m not talking about her comedy or her writing. I’m talking about her openness. To be willing to open up to others and be completely frank about one’s problems takes courage, but to be able to do so while laughing and at the same time being honest about the toll that they take on one’s life is truly a talent that not many of us have.

“One of the things that baffles me (and there are quite a few) is how there can be so much lingering stigma with regards to mental illness, specifically bipolar disorder. In my opinion, living with manic depression takes a tremendous amount of balls.”

Wishful Drinking is a book of memoirs based on Carrie Fisher’s one-woman show of the same name. It isn’t a linear, detailed account of her entire life. It is bits and pieces of her thoughts and experiences, both good and bad. From her casting as Princess Leia and the strange explanation why a woman cannot wear underwear in space, her marriages -including the one where her husband left her for another man-, to the time when she woke up next to a dead man on her bed, this book is full of stories. Some sad, some funny, some hard, some strange, and some flat out ridiculous.

Many critics said this book was good and funny but too simple. Too much like her show. That Fisher focused too much on the entertainment part and too little on “the deep stuff”. People wanted to know how she really felt and what it’s really like to be an alcoholic, drug addict with manic depression, space-royal, single mother. But to me this book is perfect as it is. Fisher is honest and at peace with her story. True, she doesn’t always share the depth of her emotions, but that is something I can relate to. So this book of memoirs may not be as deep and heart-wrenching as Joan Didion’s, but I love it because it is Carrie’s. She battled drug addiction and made a comedy show about it, so I don’t see why her book shouldn’t have sad paragraphs followed by funny one-liners.

This is a quick, easy-to-read book. It may not be for everyone because not everyone might like Fisher’s humor, but that is always the thing with humorous books. However, if you’re a big fan of Carrie Fisher, you will probably love it.

  My edition:  Paperback, published in 2008 by Simon & Schuster.
My edition: Paperback, published in 2008 by Simon & Schuster.

Reseña: El año del pensamiento mágico

Un buen amigo vino de visita desde Alemania y fue durante un fin de semana en la playa con él y con una de mis mejores amigas que tuve la oportunidad de leer este libro.

El año del pensamiento mágico, de Joan Didion

El año del pensamiento mágico cuenta del año después de la muerte del marido de Joan Didion, el escritor John Gregory Dunne. Se trata de una colección de textos en la que Didion explora temas como el matrimonio, el conflicto, el amor y el duelo. La autora cuenta de la relación que tenía con su marido, que era extremadamente cercana, y del vacío que dejó cuando murió. Escribió este libro el año anterior a la muerte de su hija, Quintana Roo Dunne.

Joan Didion, Gregory Dunne y Quintana Roo Dunne

Este no es un libro para leerse por el puro gusto de leer, no se puede leer un capítulo al día antes de dormir. Este libro requiere tiempo y atención. Para mí, el mejor momento para leerlo fue durante esos tres días en la playa, cuando no hicimos más que descansar junto al mar.


El primer día me senté en la arena y leí los primeros capítulos.
Didion comienza su narrativa medio año después de la muerte de su marido, sin contexto, sin preámbulos, sólo cuatro líneas. Las primeras cuatro líneas que escribió después de la tragedia.

“La vida cambia rápido. La vida cambia en un instante.Te sientas a cenar, y la vida que conoces se acaba. El tema de la autocompasión.”

John Gregory Dunne murió en el peor momento posible. Él y Joan acababan de llegar a casa luego de haber visitado a su hija que yacía en coma en el hospital. Era el día antes de la víspera de año nuevo.


El segundo día desperté más temprano que mis amigos. Siempre despierto antes que mis amigos, exceptuando a esa amiga que disfruta de salir a correr en las mañanas a una hora alarmantemente temprana. Hice café, empaqué mis cosas, me cambié la ropa y me salí a la terraza a seguir leyendo. Es un libro bello y triste, y me hizo sentir triste. Me llevó a pensar en la vida, no sólo en la mía sino en general; provocó que me preocupara por Joan Didion y por su esposo, John, a pesar de nunca haber leído nada de ellos y me propuse comprar al menos un libro de John.

Mientras leía, comencé a sentir la carga de su tristeza y sus preocupaciones. No como si fueran mías, sino como si yo fuera una amiga, sentada en aquel hospital junto a Didion, viviendo las cosas con ella, aunque no igual que ella. Sabía que lo que estaba leyendo pasó hace más de diez años, pero no pude evitar pensar que me hubiera gustado sentarme con ella, tomar su mano y esperar que todo saliera bien. Sabía también en qué acabarían las cosas aún antes de comenzar el libro, pero de cualquier forma estaba esperando que todo saliera bien. Es lo que Didion estaba esperando mientras lo vivía, es lo que todos esperamos cuando pasamos por tiempos difíciles.

Más tarde, mis amigos me alcanzaron en la terraza, cada uno con una taza de café en sus manos. Durante un rato estuvimos los tres ahí sentados, observando el mar, los tres en silencio, los tres cómodos el uno con el otro.

“Esto es un intento por encontrar sentido al tiempo que siguió, a las semanas y meses que desbarataron cualquier idea previa que yo tuviera sobre la muerte, la enfermedad, la probabilidad y la suerte, la buena o la mala fortuna, sobre el matrimonio y los hijos y el recuerdo; sobre el dolor y los modos en que la gente se plantea o no el hecho de que la vida acaba; sobre la precariedad de la cordura y sobre la vida misma.”

Terminé el libro muy pronto. No por leerlo rápido, ni porque fuera particularmente corto. Lo que quiero decir es que no quería que terminara. Incluso después de haber acabado y de irme a hacer otras cosas, me sorprendí una y otra vez pensando en lo que había leído. Es un libro sumamente personal pero increíblemente universal. La disposición de Didion de compartir sus emociones y pensamientos, su franqueza al hablar del duelo, de las pérdidas y de la ola de sentimientos que se viene cuando uno ha perdido a alguien tan cercano, hicieron de esta, una lectura especial.

  Mi edición:  edición para Kindle, publicada en el 2009 por Vintage International.
Mi edición: edición para Kindle, publicada en el 2009 por Vintage International.

Review: The Year of Magical Thinking

A few weeks ago, a good friend of mine came to visit from Germany. We travelled and ate and saw as much as we could from Mexico. Then, one weekend, we called another friend and the three of us spend a weekend at the beach, which is when I finally had time to read this book.

The Year of Magical Thinking, by Joan Didion

The Year of Magical Thinking tells of the year following the death of Joan Didion’s husband, author John Gregory Dunne. It is a collection of texts where Didion explores marriage, conflict, love, and grief. She tells of her extremely close, almost symbiotic, relationship with her husband and of the void he left once he was gone. It was written the year before Joan Didion’s daughter, Quintana Roo Dunne, died.

This is not a book one can read for the pure joy of reading. It cannot be read one chapter a day before going to bed; it demands attention, it needs time. For me, the best time to read it was during those three days at the beach, when we did nothing but rest by the sea, and I was able to sit down and dive into it.

The first day, I sat on the sand and read the first few chapters. Didion starts by throwing the reader right into the middle of the year after her husband’s death. No context, no preamble, just four lines. The first four lines she wrote after the tragedy.

“Life changes fast. Life changes in the instant. You sit down to dinner and life as you know it ends. The question of self-pity.”

John Gregory Dunne died at the worst possible moment. He and Joan had just come from visiting their daughter at the hospital where she was-and had been for a few days-unconscious. It was the day before New Year’s Eve.

The second day, I woke up earlier than my friends. I always wake up earlier than my friends, except perhaps for the one who likes outrageously early morning runs. I made coffee, packed my things, changed my clothes and went out to the terrace to continue reading. The book was beautiful and sad and it made me feel blue. Am I blue? It made me think about life, it made me care deeply for Joan Didion even though I had never read anything by or about her before. It also made me care about her husband John. I made a mental note to purchase at least one of his books too.

As I read, I felt the burden of her sadness and her worries. Not as my own, but as if I were a friend who was sitting at the hospital by her side. I wished I could. I knew what I was reading happened more than ten years ago, but I still wished I could sit by her side and take her hand and hope for the best. I knew the outcome of it all even before I read the book and I still hoped for the best. It is what she did as she lived through it. It is what we all do as we live through difficult experiences. We hold on, we hope for the best, we keep going.

At some point my friends joined me, each with a cup of coffee in their hands. We sat there and watched the sea, and we were comfortable with one another, even if we weren’t talking.

“This is my attempt to make sense of the period that followed, weeks and then months that cut loose any fixed idea I had ever had about death, about illness, about probability and luck, about good fortune and bad, about marriage and children and memory, about grief, about the ways in which people do and do not deal with the fact that life ends, about the shallowness of sanity, about life itself.”

I finished the book far too soon. Not because I read it too fast, but because I didn’t want it to end. Even after I did and went on to do other things, I found myself returning again and again to what I had read. It was deeply personal and yet incredibly universal. Didion’s willingness to share her thoughts and emotions, her openness about grief, about loss, about the whirlwind of emotions that come after losing someone that close, made this book special.

  My edition:  Kindle edition, published in 2009 by Vintage International.
My edition: Kindle edition, published in 2009 by Vintage International.

Review: Born a Crime

Trevor Noah is the current host of The Daily Show and, before I read this book, I only knew him as that. I knew he was from South Africa, but nothing more. I watched his show because I liked his style, but it wasn’t until I saw him interviewed by Stephen Colbert on The Late Show (yeah, I’m a fan of late-night talk shows) that I found out about his book. Three minutes was all it took to convince me of purchasing it on Amazon.

“Nearly one million people lived in Soweto. Ninety-nine point nine percent of the, were black – and then there was me. I was famous in my neighborhood just because of the color of my skin. I was so unique people would give directions using me as a landmark.”

In Born a Crime, Noah shares with us what it was like for him to grow up biracial in a world with no opportunity for such people. You were either black or white, either Xhosa or Zulu, either from one street or another, you couldn’t be both. In Noah’s case, he couldn’t be either. But he wasn’t raised to conform to society’s limitations. His mother, a deeply religious, fearlessly stubborn, and incredibly independent woman raised him to exceed expectations, to stand for what he believed in, to be himself, even if it meant being alone for a while, and to keep moving. Eventually, he found a way to navigate those waters: language. By the time he was a teenager, he could speak English, German, Xhosa, Zulu, Afrikaans, and Tswana (among others), and could move from group to group, from color to color, and adapt to almost any situation.

“Language brings with it an identity and a culture, or at least the perception of it. A shared language says ‘We’re the same’. A language barrier says ‘We’re different’.”

Through a series of hilarious, witty, and sometimes heartbreaking anecdotes, Born a Crime gives us a glimpse into a young man’s search for an identity. It shows his ability to get into and out of trouble, his capacity to understand the other person’s point of view, to forgive, and forget, and, most importantly, us how it is possible to be better persons despite whatever situation we’re thrust into.

I don’t know what else I can say to tell you how much I loved this book, how much it inspired me. I can tell you one thing, though: Born a Crime changed the way I see the world and I think it’s one of the best books I’ve read in my life.

  My edition:  Kindle Edition, published in 2016 by Spiegel & Grau.
My edition: Kindle Edition, published in 2016 by Spiegel & Grau.