Books of October (2013)

October is almost over and it’s time to comment on the books I read this month. I want to start this “Book of the Month” thing and try to share with you my reading experiences. Who knows? Maybe you’ll find something interesting. This time I read three books – well, technically speaking I finished one and read two more.

Twenty Thousand Leagues under the Sea

The first one is ‘Twenty Thousand Leagues under the Sea’, by Jules Verne.

It’s a science fiction classic and everyone should read it. Especially those who enjoy adventures. I must say, Verne is a showoff; he knows what he’s talking about and doesn’t mind explaining to you every single detail involving the submarine, the marine species or his characters’ knowledge.

Nevertheless, I highly recommend it. It was a good read, full of adventures, intense characters and crazy situations. Also, I totally fell in love with Captain Nemo.

The Garden of Last Days

‘The Garden of Last Days’, written by Andre Dubus III, follows four days in a bunch of people’s lives a few weeks before the September 11 attacks.

It’s longer than 500 pages (the first ones containing nothing but positive comments), and I didn’t like it. I heard it was “the novel of the year”, but I felt there were too many clichés and it eventually became very predictable.

But who knows? Maybe you’ll like it, if you give it a try.

Santa Evita

This month’s best book is definitely ‘Santa Evita’, by Tomás Eloy Martínez. This novel is more an investigation, than a tale. It follows the death and the embalmed corpse of Eva Perón, Argentina’s first lady, who died from cancer in 1952. I must admit, the first pages where not so thrilling, but as the investigation progressed I started to fall deeper and deeper into the mystery and tragedies that occurred to everyone who had something to do with her corpse.

Martínez starts skeptic when it comes to the superstitions surrounding Evita and ignores the many warnings he receives while digging for facts and stories. He struggles to understand Argentina’s feelings towards “That Woman”, since these feelings are whether intense, devoted love for the first lady, or burning hatred, nothing in between, nothing neutral. Still, Martinez starts experiencing the many odds that Eva’s wandering cadaver had to face, he listens to the creepy stories that revolve around it, and he finds himself trapped in the strange, twisted world of Eva Perón.

From wax copies and an embalmer almost in love with his masterpiece, to dead civilians and insane soldiers, to a small group of people possessed by the enigmatic beauty of a doll who has been dead for over three years, to a writer who needs to write her or else he won’t be able to breathe, and a reader who hasn’t been able to move on to a new book, because Evita won’t let her.

It’s a novel with its ups and downs, but believe me, from the half to the end, you won’t be able to stop reading. “Where fiction ends and fact begins is one of the intriguing puzzles of this perverse and enigmatic but highly readable ‘novel’ about the afterlife of Eva Perón” (Publishers Weekly).

I really recommend it, and if you decide to read it, I do hope you enjoy it as much as I did. It certainly is a clear example of how reality can be way creepier than fiction.

Libros de Octubre 2013

Buenas noches, mis queridos y desocupados lectores,

¿Cómo están? Octubre está llegando a su fin. Aquí cada día oscurece más temprano, hace semanas que las hojas de los árboles dejaron de ser verdes y ahora decoran las mojadas calles del pueblo (y las suelas de mis zapatos).

Esta entrada está dedicada a los libros que leí este mes, que, si bien no fueron muchos, son suficientes como para hacer un post un poco largo (así que prepárense). No, no se preocupen, no voy a darles la sinopsis y reseña de todos, más bien ocuparé uno o dos párrafos para darle espacio a lo que realmente me interesa comentar.

Veinte mil leguas de viaje submarino

Este mes terminé de leer Veinte mil leguas de viaje submarino, de Julio Verne. Lo comencé en agosto, pero entre la temporada de chiles en nogada en México y un examen que tuve que escribir la semana pasada, estuve un poco distraída de mi lectura.

Es un clásico literario, lleno de aventuras, imaginación y situaciones absolutamente fantásticas. Eso sí, Julio Verne es un sabelotodo y tiene muchas ganas de los lectores lo sepamos. Es increíble la cantidad de detalles que da con respecto a la construcción del submarino, las especies subacuáticas y el conocimiento de sus personajes. ¡Si tienen mucho tiempo libre y les da por armar su propio submarino, ahí están las instrucciones completitas!

Me gustó bastante (con todo y que es muy técnico) y me enamoré del Capitán Nemo. Recomendado para todos los amantes de los clásicos y la ciencia ficción.

The Garden of Last Days

El segundo libro fue “The Garden of Last Days” de Andre Dubus III.

Este relata la vida de diferentes personas antes del 11 de septiembre del 2001. A pesar de tener elogios y comentarios positivos en la portada, contra-portada y las primeras cinco páginas, no me gustó nada.

Lo sentí lento, tedioso, lleno de clichés y estereotipos innecesarios. Quien tenga ganas de leer un jueves, viernes, sábado, domingo y lunes de la vida de cuatro o cinco personas en poco más de 500 páginas es libre de comprarlo.

Santa Evita

El mejor libro del mes es definitivamente “Santa Evita”, de Tomás Eloy Martínez.

Una novela que me dejó atrapada dentro del mundo de la Argentina peronista y los extraños (por no decir tenebrosos) sucesos que rodean la muerte y preservación del cadáver de Eva Perón. Debo confesar que las primeras páginas no me tenían convencida, pero al autor (quien es también el narrador) tampoco, pues cuenta la investigación exhaustiva del mito que se volvió Evita después de morir.

“El personaje central de esta novela es el cuerpo. Un cuerpo que, con la muerte, cobra una sonoridad sin par y redefine en forma única a la mujer que lo habitaba.”

Martínez comienza escéptico, distanciado e incrédulo con respecto a la obsesión del pueblo argentino con “Esa Mujer” (tanto los que la amaban y santificaban, como los que la odiaban a muerte).

A pesar de las muchas advertencias que recibe – “Si va a contar esta historia, debería tener cuidado. Apenas empiece a contarla, usted tampoco tendrá salvación.” -, se empeña en contar qué fue de Eva Perón cuando la embalsamaron: a dónde la llevaron, el por qué la odiaban tanto (incluso más) después de muerta. Decide que no va a formar parte de las supersticiones que rodean al cuerpo, pero conforme va avanzando la investigación, uno siente cómo el autor se va apasionado con el caso, cómo se pierde en Eva… y antes de darse cuenta, el lector ya también está completamente envuelto y perdido en lo mismo.

Desde copias de cera, un embalsamador prácticamente enamorado de su obra maestra, a civiles muertos, soldados enloquecidos, a un grupo de personas cada vez más poseídos por la belleza de una muñeca de piel brillante que lleva más de tres años muerta. Un escritor que afirma sentir que se asfixia si no la escribe y una lectora que no ha podido comenzar otro libro porque Evita no se lo permite.

Es una novela más bien informativa, con sus altas y sus bajas, sus lentas y sus largas, pero que en la segunda mitad me atrapó tanto, que no me queda más que recomendarla ampliamente, esperando que la disfruten tanto como yo. Un claro ejemplo de que la realidad puede ser mucho más oscura y enfermiza que cualquier obra de ficción.